Estrecha línea separa a dirigentes de fútbol y apuestas deportivas

A todas luces las apuestas deportivas son un negocio en auge Paraguay. Al fin y al cabo, todo el mundo quiere tener un pasatiempo y, si además es uno que puede ocasionar alguna ganancia, mejor. Tal vez sea por eso que las apuestas deportivas online han experimentado un crecimiento exponencial últimamente. 

Los recientes caso de un alto dirigente de club, supuestamente ligado a una empresa del rubro y del vicepresidente de la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF) Carlos Sosa Jovellanos, cuya hija está vinculada a otra empresa del rubro (Crown Apuestas) abrieron el debate sobre la relación dirigencial y este negocio.

De acuerdo a datos provistos por la Comisión Nacional de Juegos de Azar (Conajzar) , empresas que gestionan apuestas on line facturan más de G. 10 mil millones al mes.

Ahora bien, cuál es el límite en términos de juego limpio para relación entre clubes y sus dirigentes con este negocio de “azar”.

En el mundo hay varios ejemplos de clubes prestigiosos que sólo vinculan sus marcas a este tipo de negocio si y sólo si están seguros que no existe juego sucio. Clubes como el Real Madrid y Barcelona, de La Liga española o el Manchester United de la premier league verifican exhaustivamente a las empresas de apuestas deportivas antes de vincular algún tipo de patrocinio.

En Paraguay no están claros estos límites pues nunca se analizó a profundidad el alcance de este negocio.

Sobre el tema,  la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) aplica a futbolistas, agentes y, por supuesto, dirigentes un severo código de ética, que en su artículo 26 sobre la implicación en apuestas, juegos de azar o actividades similares señala cuanto sigue: “Las personas sujetas a este código tienen prohibido participar, directa o indirectamente, en apuestas, juegos de azar, loterías y actividades o negocios similares relacionados con partidos o competiciones de fútbol y/u otras actividades relacionadas con el fútbol”. 

También podría gustarte