Paraguayo es nombrado presidente de la CILA

Es la primera vez que un representante lidera la confederación

Se realizó la asamblea general de la Confederación Inmobiliaria Latinoamericana (CILA) 2019 en la ciudad de San Francisco, California. En la misma, Ernesto Figueredo director de Raíces Real Estate, realizó su juramento como presidente de la institución durante el año 2020, el cual se constituye así en el primer paraguayo en ocupar este cargo.

Así también en el evento, el presidente saliente Frank Morrice (Panamá) presentó el informe de gestión, agradeciendo al consejo directivo que le acompañó durante el periodo 2019.

CILA es una organización privada sin fines de lucro que busca promover los negocios inmobiliarios en la región a través de sus asociaciones nacionales de cada país. La misma cuenta con más de 19 países de América Latina, y posee además convenios con la National Association of Realtors de Estados Unidos.

Figueredo expresó que es sabido que el negocio inmobiliario tiene un gran impacto en la economía por el movimiento de dinero que genera la venta de los inmuebles y las construcciones que generan un efecto derrame en la misma. Por ende, Cila busca promover los negocios en cada país, pretendiendo establecer conexiones tanto entre los corredores inmobiliarios como con los inversores alrededor del mundo.

Así también buscan fomentar la educación para generar mejores prácticas de negocio para hacerlos rápidamente y con la mayor rentabilidad posible. Su objetivo también apunta a adoptar códigos de ética, los cuales pretenden que se realicen mejores prácticas para que el corredor inmobiliario brinde un mejor servicio al inversor, resguardando así los derechos de cada parte.

PARAGUAY
El presidente expresó que el país tiene una oportunidad grande a partir de esta presidencia, para ponerse en la vidriera, ya que todavía somos un país desconocido incluso para América Latina, por lo que se debe seguir contando las cosas buenas que tenemos. “Hoy se cuenta con una economía bastante estable en relación a los vecinos, un potencial de crecimiento, déficit habitacional que puede ser satisfecho. Aún hay mucho por hacer en Paraguay, por lo que hay que seguir promoviéndolo. Este es el objetivo principal de este año, poner a Paraguay en el mapa de los negocios inmobiliarios”, refirió Figueredo.

DESAFÍOS
Existen tres grandes puntos que se podrán atender, enumeró Figueredo. Primero es seguir poniendo a Paraguay conectando con el mundo, buscando hacer un trabajo de promoción a nivel externo.

Lo segundo es la capacitación y la educación en el rubro, como también crear normas, leyes y decretos que faciliten y reglamenten el negocio de una forma más transparente. “Creo que este es un tema sobre el cuál debemos seguir mejorando incluso a nivel país”, dijo Figueredo.
Por último, seguir trabajando con el gobierno y las instituciones municipales, quienes tienen un déficit importante en cuanto a infraestructura.

2020
Esperemos que el efecto rebote traiga efectivamente ese crecimiento esperado del 4%, luego de casi no crecer durante el 2019. Apuntamos a que se siga profundizando la atracción de inversiones. “Paraguay es una economía pequeña en comparación a la de los demás países del continente, por lo que nos queda es abrirnos al mundo. El futuro está en apuntar a seguir exportando productos cada vez con mayor valor agregado y ser atractivo en cuanto a inversiones para el mercado inmobiliario”, concluyó.

También podría gustarte