Bolivia se integra al grupo de Lima

El país busca una salida a la crisis venezolana

El gobierno de Boli­via se incorporó al Grupo de Lima con el propósito de bus­car una salida a la crisis en Venezuela.

“El Ministerio de Relacio­nes Exteriores de Bolivia comunica el ingreso de Bo­livia al Grupo de Lima. Así, Bolivia contribuirá a lograr una solución pacífica, de­mocrática y constitucional a la crisis en Venezuela, que debe ser guiada por el pue­blo venezolano”, informó la cancillería en un comunica­do este domingo.

El Grupo de Lima se con­formó en el 2017 en la capital peruana con la misión de seguir de cer­ca la crisis venezolana. Entre sus demandas se destacan la liberación de los presos políticos, la celebración de elec­ciones libres y el ingreso de ayuda humanitaria al país caribeño.

Con dicha decisión, Bolivia se integró al posiciona­miento de Argentina, Bra­sil, Canadá, Chile, Colom­bia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, quien no ha acudido a las reunio­nes desde su cambio de go­bierno, Panamá, Paraguay, Perú, Guyana, Santa Lucía y ahora Bolivia. El grupo cuenta también con el apo­yo de Barbados, Estados Unidos, Granada y Jamaica, así como de la Organización de Estados Americanos y de la Unión Europea.

RESPALDO NACIONAL

Hasta el momento, Bolivia se había mantenido al mar­gen de este bloque debido a la afinidad política entre el gobierno del expresidente izquierdista Evo Morales y el régimen del mandatario venezolano Nicolás Madu­ro. Pero la situación ha cam­biado, pues la presidenta transitoria de Bolivia, Jea­nine Áñez, ha reconocido el liderazgo de Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, reconocido como mandatario interino de Venezuela por medio cen­tenar de países, entre ellos Estados Unidos.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, rechazó la postura de Bolivia y escri­bió en su cuenta de Twitter: “Los supuestos y encona­dos defensores de las de­mocracias y los DDHH han reprimido a sus pueblos salvajemente y ahora in­corporan en sus filas a una dictadura fascista, racista, producto de un golpe de Estado sangriento”.

En paralelo, el gobierno de Venezuela denunció que la Unión Europea y la alta co­misionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bache­let, “pretenden interferir” en la justicia venezolana.

También podría gustarte