Cuidados médicos para lograr una actuación de élite

Evaluaciones periódicas personalizadas son claves

Grande ha sido la evolución del fútbol a través de los años, un deporte en el que existen diferentes fases de trabajo y es necesario atender a características, necesida­des y objetivos como la mejora de fuerza, veloci­dad, coordinación u otros aspectos técnicos, a los que se suman programas complementarios con los que reducir el riesgo de padecer lesiones.

Fuera del terreno de juego también se debe trabajar de manera individua­lizada aspectos físicos concretos, ya que hacerlo de manera grupal es más complejo porque cada uno tiene unas necesidades específicas.

La alimentación también se ha consolidado como una herramienta de me­jora, siempre que se elija una correcta distribución de macronutrientes.

Los seguidores del club Olimpia recientemente festejaron la victoria en el pasado Clásico donde su delantero Ro­que Santa Cruz marcó 4 goles frente a Cerro Porteño, y el segundo de ellos aún más impor­tante ya que empató al elenco.

A pesar de las secuelas estructurales que Roque tiene en la articulación de la rodilla derecha, salió a brillar y dejó todo en el juego. Muchos se pregun­tan cuáles son los cuida­dos que hay que tener para lograr una actuación como esta.

El doctor Miguel Romero, encargado de la sanidad del Decano, explicó que sus secuelas son producto de las lesiones anteriores y procedimientos quirúr­gicos.

“El mayor reto del de­partamento médico fue compensar los déficits de su biomecánica por este hecho, dando al atleta las condiciones ideales para competir a un nivel de éli­te”, comentó.

Agregó que el club Olimpia tiene la política de cuidar los detalles médicos, con­duciendo las evaluaciones periódicas personalizadas cada 6 meses y el manejo del área de fisiología con conocimiento y técnicas de punta. Muestra de ello es la construcción de un espacio físico para el cen­tro de alto rendimiento de la institución.

La política médica para el manejo de una lesión, según destacó el profesio­nal, consiste primeramen­te en la evaluación y diag­nóstico clínico en campo, confirmación de la lesión y el grado de compromiso con métodos auxiliares de diagnóstico (estudios), ac­tivación del protocolo de manejo médico, kinésico y fisioterapeútico.

“Una vez cumplido esto se realizan los controles del alta clínico, fisioterapeú­ticos y kinésicos, y se cer­tifica nuevamente con los estudios. De ahí pasa en campo con un prepador fí­sico que realiza el periodo de transición física hasta recuperar sus valores de fisiología previo a la lesión y de su condición biome­cánica ideal”, resaltó el médico.

Cabe destacar que el tiempo de recupera­ción depende del tipo de lesión, el grado de compromiso y la con­dición previa del atleta. El Olimpia cuenta con gran informatización en las diferentes áreas, a través de una plata­forma, permitiendo un trabajo coordinado, cuerpo técnico, jugado­res y cuerpo médico.

“En estas cuatro tempo­radas el club ha contado con el asesoramiento y la capacitación del departa­mento médico por profe­sionales de talla mundial en el área de fisiología del deporte, esto lo ha realiza­do en forma sistemática y sostenida, generando además un orden crite­rioso de las actividades, y manejándonos por proto­colos”, concluyó.

También podría gustarte