Pasión por la moda y el buen vestir

Ofrecen prendas para mujeres y las asesoran

Desde muy peque­ña gracias a su madre, María José Alonso se interesó por el mundo de la moda. Con el tiempo, su amor por este rubro fue en cre­cimiento y decidió abrir su propia tienda, ofreciendo no solamente prendas sino también asesoramiento para sus clientas, buscando que estas salgan siempre conformes con su compra.

La emprendedora contó que todo comenzó en el 2013 cuando empezó a viajar con su mamá, ya que esta tiene una tienda de ropas hace más de 40 años. Se daba la situa­ción de que todo lo que María José elegía siem­pre salía bien, hasta que en el 2014, mientras es­taba trabajando en un es­tudio jurídico, su madre le dijo que debería abrir su tienda, que tuviera su propio nombre.

Así comenzó con una pri­mera pequeña tienda con accesorios y ropas, al mes sintió que esto era lo suyo. A los dos años y medio agrandaron la tienda donde están hoy, con un espacio superior y con mayor co­modidad para sus clien­tas. Luego de esto Alonso empezó a realizar cursos relacionados al rubro, entre los que destaca uno realiza­do en New York, el cuál se basaba en asesoramiento de imagen que duró dos semanas. “Después de cin­co años en el mundo de la moda decidí abrir mi tienda en Asunción, un sueño que siempre tuve. Primero fui a la capital solo por fechas marcadas durante tres me­ses y luego de eso ya decidí abrir la tienda oficialmen­te”, relató Alonso.

INVERSIÓN

El negocio va dirigido prin­cipalmente a mujeres de entre 16 y 40 años aproxi­madamente, con una am­plia variedad de opciones en cuanto a precios que dependen de la marca. Para comenzar a operar, la inversión realizada por la emprendedora fue de G. 15 millones, que fueron desti­nados para mercaderías y decoración de la tienda pe­queña con la que comenzó.

Actualmente son cuatro personas las que trabajan en la sucursal de Encarnación y dos en la de Asunción. Para Alonso, el principal de­safío del negocio radica hoy en hacerle frente a la fuerte competencia que presenta este rubro. A pesar de ello la emprendedora destacó que su principal fortaleza es que se capacita en el país y en el extranjero en todo mo­mento para sus clientas, ya que no solo venden prendas sino que también asesoran.

La empresaria finalizó dejando un mensaje, reco­mendando a todos los jóve­nes que sientan el deseo de emprender y estén en la eta­pa del miedo, que no dejen de soñar en grande y luchen por ese sueño. “Plantéense objetivos pequeños y luego vayan aumentándolos. Si se quiere, se puede”, concluyó Alonso.

 

 

 

 

 

 


También podría gustarte