Brasil subió el salario mínimo a 1.039 reales

El nuevo jornal ya empezó a regir desde el 1 de enero

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, decretó oficialmente un reajuste del 4.1% del salario mínimo en Brasil, de 998 reales (249 dólares) en 2019 hasta 1.039 reales (unos US$ 260) para 2020, es la primera vez en la historia brasileña que supera los 1.000 reales, según informó el portal mexicano Economía Hoy.

El nuevo salario mínimo que rige a partir desde 1 de enero fue determinado por la aplicación de la variación del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), de enero a diciembre de 2019, informó la víspera el gobierno brasileño.

“El señor presidente de la República editó una medida provisional que fija el salario mínimo en el país, a partir del 1 de enero en el valor de 1,039 reales”, informó el gobierno de Brasil en un comunicado.

Este incremento es ligeramente superior al determinado por su equipo económico que consideraba tenía que hacerse sólo para reponer la inflación de 2019, estimado en 3,8% tras haberse situado en 3,22% entre enero y noviembre.

RESPALDO NACIONAL
De acuerdo con datos del Ministerio de Economía brasileño, por cada real de aumento al salario mínimo, el gobierno tiene que gastar 319.1 millones de reales (unos US$ 79 millones).

El ministro de Economía, Paulo Guedes, llegó a decir hace dos semanas que un reajuste del salario mínimo por encima de la inflación podría desequilibrar las cuentas públicas y generar desempleo.

Ello debido a que, además de servir de base para el salario mínimo que las empresas tienen que pagar a sus trabajadores, el valor también es referencia para reajustar los beneficios asistenciales, las pensiones, las jubilaciones y hasta el seguro de desempleo.

Sin embargo, de acuerdo con el Departamento Intersindical de Estadística y Estudios Socioeconómicos brasileño (DIEESE), hasta noviembre pasado un trabajador tenía que ganar más de cuatro veces más el salario mínimo establecido en ese momento, es decir 4,021 reales (unos 1.000 dólares), para satisfacer sus necesidades reales.

El ajuste de las maltrechas cuentas púbicas, tras varios años de déficits y deuda récord, es una de las prioridades de Bolsonaro desde que asumió su mandato, el 1 de enero de 2019.

También podría gustarte