Con el viento a favor en la bahía asuncena

Deporte que exige fuerza física y mental

LISANDRA AGUILAR

[email protected]

El 2 de febrero se celebra el Día Mun­dial de los Hume­dales, una fecha que tiene como objetivo llamar la atención sobre la importancia de promover la conservación de la biodi­versidad y el uso sostenible de los recursos naturales en estos ecosistemas como son lagos, lagunas, turberas, pantanos, ríos y sus llanuras de inundación, hábitat de ambientes diversos en tér­minos de plantas y animales acuáticos.

Del 8 al 9 de febrero en la Bahía de Asunción se llevará a cabo una regata para conmemorar esta fecha significativa. La ac­tividad está organizada por el Departamento de Vela del Club Nacional de Regatas “El Mbigua”, cen­tro de la Federación Para­guaya de Vela (FEPAVE).

“El evento está enfocado en la promoción y práctica de este deporte para que los navegantes se preparen y compitan en regatas a nivel nacional e internacional. Al año llevamos a cabo varias regatas internas, y con esta abrimos la temporada en el Mbigua”, comentó Francisca Mburucuyá Benítez, presi­denta del Departamento de Vela del Club Mbigua.

En esta oportunidad la bahía de Asunción fue la seleccionada, además es el espacio de prácticas, y par­te de un sistema de áreas inundables y protegidas que sirven de espacio vital para una inmensa variedad de especies.

“El deporte de velerismo da gran valor al respeto y cui­dado del medio ambiente, es por eso que este día se relaciona íntimamente con nuestro deporte. La bahía de Asunción, además de su valor ecológico, también funciona como vidriera de exposición para la promo­ción del deporte”, afirmó la presidenta.

Al ser una regata interna, la mayor parte de los partici­pantes son navegantes de la escuela del Mbigua. Se es­pera que participen cerca de 20 niños, jóvenes y adultos. Los competidores deben te­ner una formación básica en técnicas de navegación y ha­brá una categoría específica para principiantes.

EL VELERISMO

“El navegante, fuera de la práctica, debe cuidar su ali­mentación y descanso para tener un buen rendimiento y disfrutar de la actividad. Durante las prácticas, de­pendiendo de la intensidad y dirección del viento, se exige fuerza tanto física como mental”, destacó Be­nítez.

El velero debe mantenerse estable haciendo contrape­so con el cuerpo por lo que el navegante debe ser capaz de sostener su propio cuer­po casi totalmente fuera de la embarcación para vientos fuertes, también a nivel de competencia, debe ser ágil en reacción para los cambios de dirección.

Las prácticas se realizan con normas de seguridad, uso de ropa adecuada, chalecos­salvavidas y un instructor capacitado que acompaña a los estudiantes durante las clases.

Todas las embarcaciones de la regata son de vela ligera, es decir, pueden aproximar­se a la costa y son fáciles de transportar. Son botes de fi­bra de vidrio que se mueven propulsados por el viento con su vela.

“El deporte es cada vez más conocido en el país y ya tenemos representantes nacionales que destacan en competencias internaciona­les a nivel de América del Sur, siendo una motivación para los estudiantes de ir creciendo cada vez más en la práctica del deporte”, con­cluyó la titular.

Los interesados en más información pueden escri­bir al email [email protected] gmail.com.

 

También podría gustarte