Cuidado con argentinizar el PGN

Así empezó Argentina, gastando más de lo que recauda. Hoy, es un Estado fallido incapaz de encarar un plan económico que lo saque de la quiebra".

El déficit de la caja fiscal llegó en 2019 al 25%, señalábamos en nuestra edición de ayer. Esta tendencia va camino a consolidarse ya que el rojo contable del sistema de jubilaciones y pen­siones del Estado lleva varios años de vigencia y no muestra síntomas de revertirse o, al menos, atenuarse. El pago de ju­bilaciones a maestros, mi­litares y policías produjo en 2019 un agujero de 1 billón, 264 mil millones de guaraníes, en parte remediado llevando a las cajas a una suerte de au­tofagia mientras que los 786.000 millones restan­tes debieron ser cubiertos con ingresos ordinarios, es decir, impuestos.

En resumen: la caja fiscal se está devorando a sí misma y empe­zando a roer al resto.

Pongamos atención a este detalle para nada menor. Grandes sectores de las clases pasivas están comenzando a depender de rentas generales, ya no sólo de los fondos de contribución generados por aportantes activos. Hasta hoy, que se sepa, no existe un estudio técnico que indique una relación actualizada entre activos y pasivos en las cajas, aunque la evidencia lleva a una conclusión inevi­table: cada vez son más los que sacan (jubilados) y menos los que ponen (aportantes), una perinola ruinosa a corto plazo. A esto hay que agregar que el Estado entrega mensualmente 210.297 pensiones no contribu­tivas que demandaron a rentas generales, al 31 de diciembre pasado, 1,4 billones de guaraníes. Esto significa que no menos del 3,3% del PGN de este año deberá ser destinado a pensiones no contributivas y a tapar agujeros contables en cajas quebradas.

Así empezó Argentina, gastando más de lo que recauda. Hoy, es un Estado fallido incapaz de encarar un plan econó­mico ya que apenas le da para pagar sueldos, jubilaciones, subsidios y deudas, a veces, sin poder cubrir todo.

Ojo con argentinizarnos.

También podría gustarte