Hipotiroidismo: Claves para una dieta adecuada

Aumentar el consumo de alimentos ricos en yodo es necesario

Ante un problema de hipotiroidis­mo, la primera acción que toma­rá el médico es intentar corregir el déficit en hor­monas tiroideas. Aunque se tomen medicamentos a base de L-Tixosina es muy importante identificar y corregir carencias nutricio­nales como niveles bajos de yodo, hierro, zinc, y otros nutrientes esenciales para el buen funcionamiento de la glándula tiroides.

La glándula tiroidea está situada en la parte anterior del cuello, justo debajo de la laringe. Su función es segregar hormonas que controlan el metabolismo, produce las hormonas tiro­xina (T4) y triyodotironina (T3). Por eso cuando se des­estabiliza la glándula tiroi­des pueden provocar que la persona baje o aumente de peso bruscamente.

La nutricionista Tamara Guerrero afirmó que el hipotiroidismo es la reduc­ción de la actividad normal de la glándula tiroides. Es una enfermedad bastante común que afecta al sis­tema metabólico y que se caracteriza por una produc­ción anormal de las hormo­nas tiroideas.

Tiene una mayor inciden­cia en mujeres porque están expuestas a más variaciones hormonales a lo largo de su vida. Es más común a partir de los 40 años, aunque se da con fre­cuencia durante el embara­zo y puede aparecer a cual­quier edad. En la dieta para hipotiroidismo se debe aumentar el consumo de alimentos hipertiroidales porque son ricos en yodo y activan la producción de hormonas tiroideas.

Es importante incluir ali­mentos que aportan el aminoácido tirosina, esta se obtiene de la fenilalanina, presente en pescado, carne, al­mendras, semillas de calabaza y sésamo.

La especialista co­mentó que “es importante cuidar y reparar el intestino y su microbiota ya que es ahí donde empie­za todo. Por otro lado tam­bién es necesario el consu­mo de alimentos fuentes de selenio, ya que es un oligoelemento indispensa­ble para el funcionamiento de la tiroides. Se encuentra en las semillas de girasol, las almendras, choclo, ajo, hongos y el alimento estre­lla en cuanto al selenio son las castañas”.

Recomendó disminuir el consumo del gluten pues tiene una estructura simi­lar a la de tejido tiroideo y cuanto más se ingiere hay mayor ries­g o de que se generen anti­cuerpos.

“Si el hipotiroidismo es en consecuencia de la enfer­medad de Hashimoto que es autoinmune, hay que eliminar el gluten, evitar­lo por completo. Además, siempre es bueno tener una alimentación equilibrada con abundantes vegetales”, destacó.

Algunas opciones para el desayuno, de la mano de la profesional, pueden ser limonada sin azúcar o jugo verde con limón, mix de frutos secos.

RECOMENDACIONES

En todas las comidas debe haber proteína, grasa favo­rable e hidratos de car­bono. No se puede dejar pasar más de una hora desde que uno se levanta sin desayunar. Si pasa más de 3 horas desde la cena a la hora de acostarse, se puede consumir un snack (media mañana).

Un vaso de agua templada con 2-3 gotitas de limón antes de desayunar ayuda a activar el sistema digestivo y restablecer el equilibrio ácido base.

No se deben mezclar fécu­las en la misma comida, como pan, pasta, arroz, pa­tatas, plátano, maíz, remo­lacha, calabaza, y es necesa­rio reducir la ingesta d e c a r ­nes rojas, embutidos, cortes de cerdo y quesos grasos, yema de huevo, alimentos procesados, refinados y ex­citantes (café, té, chocolate).

También podría gustarte