Industria audiovisual mueve US$ 180 millones

Referentes exigen mayor apoyo del Gobierno

Una industria que viene unificándose día a día es la del audiovisual que en Paraguay logra facturar anualmente
unos US$ 180 millones, pero que a su vez no logra destacarse lo suficiente como en otros lugares,
por falta de apoyo gubernamental.

Recién desde enero del 2019, la Ley N° 6.106 de Fomento a la Industria Audiovisual reconoce a la actividad cinematográfica y audiovisual como una industria, la Ministra de Industria y Comercio(MIC), Liz Cramer, fue partícipe de este nombramiento, destacando la labor de este grupo de trabajadores que dentro de
todo realizan un interesante movimiento económico interno y que podría ser más explotado para el
mercado externo, como lo hacen los demás países, quienes elaboran sus propias series, películas y
luego la venden para otras cadenas internacionales.

Según datos de la Cámara Paraguaya de Empresas Productoras de Cine y Televisión (Campro), son casi 4.000 las personas que viven trabajando para el sector audiovisual, esto involucra a la producción, preproducción,
el desarrollo del contenido, la visualización final en todas las ventanas ya sea cine, televisión por cable, por
aire, anuncios publicitarios en la vía pública e inclusive en los colectivos.

“Este movimiento económico de US$ 180 millones al año podría multiplicarse  si tan solo se tuviera el apoyo y la unificación de esta industria, el gobierno debería poder enfatizar la visión ante este campo que puede atraer grandes inversiones internacionales.

Hay inscriptas aproximadamente 800 personas, que a su vez están hoy apostando a su formación capacitándose y esperando también respuestas y oportunidades en el sector”, explicó Osvaldo
Ortíz, representante de la Campro.

“Esta cadena de valor va desde la formación, desarrollo, producción y distribución, rubro en donde más se factura, por ejemplo en 2019 las salas de cines facturaron cerca de US$15 millones”, añadió.

También detalló que al ser reconocidos por el MIC se abren muchas oportunidades y beneficios en cuanto a
las políticas públicas. La Secretaría Nacional de Cultura a su vez invierte cada año casi US$200 mil en membresías, mientras que el sector audiovisual aporta al Estado unos US$ 20 millones de forma anual a modo de retenciones fiscales.

“Actualmente uno de los mayores avances que tuvo el sector audiovisual fue el aumento en la calidad de las
producciones en colaboración con el sector privado, que logró abrir puertas muy importantes, como el acceso a
fondos internacionales que permitió la coproducción de películas con países con industria desarrollada Argentina, España, Francia, Alemania, entre otros”, finalizó.

También podría gustarte