También tienen hidroeléctricas

Noruega genera el 98% de su energía con represas hidroeléctricas. No debe extrañar entonces que sea el país con más autos eléctricos en Europa: 35%".

Noruega es un caso digno de revisar, de vez en cuando, para poner en perspectiva algunos asuntos esenciales. El país tiene unos 323.000 kilómetros cuadrados de territorio casi todo montañoso y poblado por 5.330.000 habitantes. Su producto interno bruto es diez veces el nuestro, con US$ 430.000 millones en 2019. El 60% de la renta proviene del petróleo, la segunda reserva más grande de Europa des­pués de Rusia.

Si hubie­ran emulado a Venezuela, los noruegos habrían dilapidado semejante tesoro y la nafta sería casi gratis. Nada más lejos. Noruega genera el 98% de su energía con represas hidroeléctricas (tiene 26), así que no debe extrañar que sea el país con más proporción de autos eléc­tricos en Europa: 35% de su parque automotor. El Gobierno ha desplegado una política agresiva de transformación de la movilidad desgravando los autos eléctricos que además no pagan peaje ni tasa alguna de transporte en los ferrys que interco­nectan el país a través de sus centenares de fiordos. Para 2025, no habrá automóviles movidos a combustibles fósiles.

La pregunta es: Si el país está totalmente abaste­cido por hidroenergía y sus autos se mueven a baterías, ¿qué hacen con el petróleo? Sim­plemente, lo venden en el mercado externo. No lo quieren en Noruega. Para administrar estos recursos (crudo y gas natural) el Gobierno creó en 1990 el Fondo Global de Pensiones que hoy acumula activos por unos US$ 930.000 millones, siendo uno de los actores centrales en los mercados financieros mundiales.

Pero hay un valor central que no cotiza en bolsa: la voluntad nacional de cambiar paradigmas, adoptando un modelo de compromiso con la transparencia, el buen gobierno y el equilibrio ambiental. No es per­fecto ni podría serlo. Al fin y al cabo, es una obra humana. Con un diferencial: voluntad


También podría gustarte