Tips para una escapada al gym en el mediodía

Predisposición es clave en el entrenamiento

Con el verano muchos buscan aprovechar las tardes para salir y dar una vuelta, o juntarse con buenos amigos, por ello en ocasiones se deja de lado la práctica de actividad física.

Se acabó la excusa de no tener tiempo para realizar ejercicios, llegó el momento de sacarle provecho a los minutos libres de la mitad del día e ir a entrenar en el gimnasio de tu preferencia y cercanía.

Hacer ejercicio no solamente ayuda a mejorar la figura, sino que libera el estrés y la tensión del día a día. En ese horario lo más recomendable es que se entrene primero y luego se almuerce, debido a que se sentarán mejor los alimentos y no se corre el riesgo de una mala digestión o calambre. Al ser una rutina para la hora del almuerzo debe ser rápida, pero efectiva, y llevar a cabo ejercicios con una buena dosis de intensidad.

El entrenador Guido Insaurralde comentó que entrenar en este horario es muy beneficioso, dependiendo del tiempo que se disponga, con 40 minutos a 1 hora de entrenamiento ya se pueden ver los resultados.

“No creo que incida en las ocupaciones laborales, a no ser que el horario de almuerzo no sea fijo, o sea muy flexible. Al contrario, ayuda a dispersar la mente y contrarrestar el sedentarismo laboral”, refirió.

Aconsejó primeramente hacer todas las comidas ( 6 a 7 comidas, entre desayuno, media mañana, almuerzo, media tarde, merienda y cena).

“En el caso de entrenar al mediodía sí o sí hay que desayunar y hacer media mañana para no llegar con el estómago vacío, y luego del entrenamiento, el almuerzo sería lo ideal”, destacó Insaurralde.

La dieta depende de cada persona, va de acuerdo a las necesidades y/u objetivos que desee lograr.

“Es importante en todo este proceso la predisposición, ganas de entrenar, concentración y sobre todo, una buena planificación para que la persona se sienta más activa, despeje la mente, y tenga la satisfacción de lograr sus objetivos progresivamente”, concluyó el entrenador.

ALGUNOS CONSEJOS

Si se cuenta con 45 minutos para ir al gimnasio, lo ideal es no dedicar todo el tiempo a realizar trabajo cardiovascular, sino que se incorporen ejercicios de fuerza para quemar calorías y tonificar.

Es aconsejable incrementar la intensidad progresivamente para que los pocos minutos permitan quemar grasas, trabajando entre el 60 y el 80 por ciento de la frecuencia cardíaca máxima.

Otro de los recursos que permitirán sacar mayor provecho a esta hora del almuerzo es entrenar con diferentes actividades y ejercicios durante cada uno de los días de la semana.  Si el lunes se corre en cinta y después se trabaja el tren superior, el martes se puede usar la elíptica y después entrenar la parte central e inferior del cuerpo.

Incluir ejercicios compuestos, permitirá trabajar más zonas del cuerpo en igual tiempo, logrando así, maximizar la cantidad de ejercicios.

En cuanto a la alimentación antes de la actividad física, cabe señalar que la primera merienda debe ser a base de frutas, mientras que para la segunda es recomendable incluir carbohidratos de bajo índice glucémico con proteínas. Por lo general, se debe esperar 45 minutos después de haber consumido la segunda merienda para comenzar con el entrenamiento.

También podría gustarte