El CIP desmiente a los comercios de frontera

LEY ZONAS FRANCAS

En un ejercicio que hizo el Centro de Importadores del Paraguay (CIP) sobre tres rubros específicos de alta comercialización en Ciudad del Este, aseguran que aún con el sistema de tributos actual los comercios de esta ciudad fronteriza continúan siendo competitivos respecto a sus similares ubicados en la ciudad de Foz de Iguazú.

En el estudio señalan que, por ejemplo, en el rubro de bebidas el total de los impuestos sobre las ventas en el lado paraguayo es igual a una tasa de 9,70%, mientras que en el Brasil el porcentaje es de un 11% al sumar el arancel aduanero y los impuestos. En los precios también señalan que hay una diferencia a favor de nuestro país y que finalmente, la competitividad positiva de Paraguay en materia impositiva es de 1,30%.

La misma situación se observa según este estudio en el caso de los bienes electrónicos que son uno de los rubros más comercializados en frontera, en el que indican que mientras en nuestro país el impuesto total sobre la venta es de 4,90% en Foz de Iguazú tanto con el modelo de Duty Free como con el sistema de Free Shops hay una diferencia positiva de 6,10%.

También hicieron una comparación en el caso de los perfumes y, en este caso, la competitividad a favor de Paraguay inclusive es del 7,40%, con un impuesto sobre la venta de 11% para los comerciantes brasileños mientras que en el lado paraguayo la imposición suma apenas un total de 3.60%, siempre según el análisis que hizo el gremio que nuclea a los importadores.

Conforme a este estudio indican que la implementación del modelo Duty Free en Paraguay generará menos compras y mayor presión cambiaria, menor recaudación por parte de la Dirección Nacional de Aduanas y del Ministerio de Hacienda y un menor flujo y oportunidades para la creación del empleo formal.

Instaron a las autoridades nacionales que ante la presentación de un proyecto de ley en la Cámara Alta que busca crear una franja casi liberada de impuestos que vaya desde la línea limítrofe hasta unos 15 kilómetros dentro de nuestro territorio, se lo rechace por los perjuicios que según afirman ocasionará a la economía en general al estimular el ingreso de bienes de contrabando.

“Vemos la necesidad de mantener y fortalecer el Régimen de Turismo; hacer frente al cambio para defender el empleo y la competitividad del país en este régimen. Anunciar esta decisión para desalentar la instalación de tiendas en frontera con Paraguay, elevar los controles aduaneros, construir una mesa de trabajo para defender el régimen de turismo y hacer ajustes con información veraz y, finalmente, determinar una estructura de impuestos revisable, arancel externo común (los incluidos en lista de excepción del Mercosur), impuesto selectivo al consumo e IVA régimen de turismo, todos resolubles del Poder Ejecutivo”, concluye el análisis.

Para el titular del CIP, Neri Giménez, este proyecto lo que hará es privilegiar a un sector económico y poner en serio riesgo al proceso de formalización del país, dado que no existe la capacidad para controlar todas las zonas de frontera y evitar el ingreso de productos de manera ilegal. Indicó que ya remitieron notas de protesta respecto a esta iniciativa legal ante la Cámara de Senadores, donde el proyecto tuvo entrada, como ante el Ministerio de Hacienda.


También podría gustarte