Informe revela a los bancos con mayor mora

Entidades enfocadas a consumo con carteras vencidas de hasta 7%

El año pasado, los ban­cos de plaza cerraron con US$ 366 millo­nes en deudas ven­cidas, según el boletín esta­dístico del Banco Central del Paraguay correspondiente a diciembre. De entre todos los bancos que operan en el país, el mayor porcentaje de mora lo acumula el Banco Nación, cuya cartera de US$ 70 millo­nes registra un 7,12% de saldo atrasado y sin cobrar. Si bien es uno de los montos más pequeños en cuanto a coloca­ción, el banco de la Argentina presenta el mayor índice con relación a su cartera.

Siguiendo ese orden, el ban­co Familiar es el segundo con mayor porcentaje de mora, llegando al 4,28% de su carte­ra, la cual totalizaba unos US$ 621 millones hasta diciem­bre. Vale recordar que la ma­yor parte de los productos de Familiar están orientados a los microcréditos personales y para pequeñas y medianas empresas, y gran cantidad de sus clientes son de ingresos relativamente bajos.

Así también, Interfisa y Atlas registran los mayores por­centajes de su cartera en este estado, con el 3,95 y 3,74% respectivamente. Por un lado, Interfisa tiene coloca­dos unos US$ 357 millones, mientras que Atlas le supera ampliamente con un volu­men de US$ 723 millones.

MAYOR CARTERA
Por otra parte, los tres ban­cos que llevan las mayores carteras de crédito son Con­tinental, Regional e Itaú. El primero, con su cartera de US$ 2.207 millones, arrastra una mora por US$ 38 millo­nes, lo que representa el 1,76 de todo el dinero otorgado a sus clientes. En tanto, Itaú presenta un 2,30%, mientras que Regional tiene el 1,52% de saldos atrasados.

El índice de morosidad repre­senta el 2,3% de toda la car­tera, que acumula créditos por un valor de US$ 14.800 millones. Osvaldo Serafini, gerente general del Banco GNB, cuya cartera de créditos pasó de US$ 816 millones a US$ 943 millones, resaltó que “las cosas vienen mejo­rando” pues algunos núme­ros referentes a la soja se van levantando.

“Es muy temprano para adelantarnos a lo que será la zafra final pero si termina­mos así como se comenzó, fácilmente se puede llegar a un crecimiento del 3,5% o más en el Producto Interno Bruto y esto también afectará de manera positiva a los ban­cos”, había señalado en una entrevista para este medio.

Por otra parte, resaltó que no hubo ningún sector en es­pecial que se haya resaltado por sus niveles de morosidad sino que, más bien, las varia­ciones fueron respondiendo a cuestiones estacionales durante las distintas etapas del periodo.

Por ejemplo, el sector de la construcción tuvo algunos retrasos puntuales por las lluvias que hubo a mitad de año, lo mismo que el sector manufacturero y desde el sector público.

Vale recordar que la moro­sidad promedio del sistema se ubica en un 2,45%, según datos del Banco Central del Paraguay. Este nivel es uno de los más bajos entre los sis­temas bancarios de la región.

También podría gustarte