Puntadas que hilan nuevas formas de informar

Carlos Echeverri, CEO de La Máquina de Ideas

[email protected]

Corría el año 2000 y arrancaba una nueva era. Había mucho por hacer, cambiar, innovar, porque lo que hasta entonces era anticuado, desde aquel año lo sería aún más. La indus­tria del papel fue una de las más desafiadas, y un reto de subsistencia puso a prueba toda su docilidad.

Este panorama abría el ca­mino para poner en marcha nuevos proyectos. Uno de ellos fue La Máquina de Ideas, consultora enfocada en crear valor desde la rein­geniería integral y creación de productos informativos. Inició con la cualidad dis­tintiva de escapar de viejos moldes, ofreciendo un pro­ducto hecho a la medida del cliente.

Hasta aquel año su funda­dor y CEO, Carlos Echeverri, se desenvolvía en la indus­tria creativa trabajando con una consultora de gran peso. Pero la entrada de un nuevo milenio era un hito revelador en el que él, como consultor y profesional de multidisciplinar reafirmó su compromiso con una socie­dad de lectores. Con esto en mente, como una máquina de ideas se propuso hilvanar proyectos con un toque nue­vo y particular.

“La idea fundamental era hacer una empresa absolu­tamente creativa”, dijo Eche­verri sobre la empresa que fundó en Cochabamba, Boli­via. Su principal foco fueron los periódicos, el marketing y a las campañas, pues gran parte de su recorrido profe­sional lo había hecho en es­tos ámbitos. “Venía como de ese mundo de la creatividad, pero yo trabajé mucho con medios de comunicación, y así me fui enamorando del mundo periodístico”.

Para el año 2002 ya ha­bían incorporado toda la parte comercial a la consultora. Tras 20 años como tal, La Máquina de Ideas ya fue protagonista de más de 300 proyectos reingeniería y diseño de diarios, canales de TV, radios, espacio digitales, print y libros, con alre­dedor de 100 empresas de medios en el mundo. De esta manera trazaron desde el plan de nego­cios, el contenido, hasta las estrategias y tácticas de venta de publicidad y ejemplares.

INNOVACIÓN

“Lo más importante en ese año 2000 era que la gráfica de medios era desastrosa. Era evidentemente del siglo pasado”, recordó Echeverri, quien además es arquitec­to, filósofo y diseñador. Con esa postura estaba conven­cido de que con su equipo podían hacer diarios “más modernos, hermosos y di­vertidos”.

“Creamos lectores, creamos valor”, reza el lema que se visualiza con una imponen­te tipografía de su sitio web. Echeverri explicó que todo su propósito personal y, por supuesto de la empresa, es crear lectores, hacer que la gente lea más. “Eso es lo que nos mueve. Todo lo que hacemos es hacer que la gente tenga objetos más hermosos, mejor redactados para que los lean. Todo gira en torno a la lectura. De ahí vengo y en eso creo”.

El empresario recordó que la crisis de los diarios de papel viene desde hace muchos años y ya en aquel entonces, todos los diarios serios esta­ban buscando cómo ampliar su portafolio de productos. Si bien hubo algunos retos más complejos que otros al momento de innovar, con la mayoría de sus clientes han desarrollado procesos más fluidos.


También podría gustarte