Talento y visión fueron ingredientes para éxito

Pasatiempo se convirtió en su fuente de ingresos

En algunas ocasiones, los negocios pueden surgir al descubrir la verdadera vocación, a la emprendedora Ana Rodríguez le sucedió justamente eso, ya que en una ocasión una amiga le propuso vender algunas prendas, lo aceptó y se dio cuenta que era muy buena comercializando dichos artículos, de esa forma con el paso del tiempo decidió iniciar con su propia marca.

Fue generando poco a poco su propio capital, y hoy día ya cuenta con una tienda y una clientela fiel en Valentina Store.

La emprendedora mencionó que no todo fue fácil, empezó como una marca online y hoy día se convirtió en una importadora de ropas y calzados. Explicó además que su madre y hermana fueron claves para el crecimiento de la firma, logrando así posicionarse en su rubro.

 

 

Rodríguez invirtió alrededor de G. 5 millones al principio y fue aumentando debido a la demanda que generaban sus prendas.

DIFERENCIACIÓN
Busca principalmente que cada una de sus clientas se sienta cómoda y encuentre la prenda ideal.

“Lo más importante es que los precios sean accesibles para todas y que siempre que vayan a la tienda encuentren algo nuevo y a bajo costo, es por eso que podés encontrar blusas desde G. 90 mil de excelente calidad, todo va dirigido a mujeres clásicas y elegantes que quieren lucir algo diferente y casual”, aseveró.
Hoy día en Valentina Store ofrecen prendas y calzados para mujeres de todas las edades, desde adolescentes, hasta damas maduras que buscan artículos sofisticados. “Nos dedicamos a este rubro porque nos encanta que nuestras clientas luzcan prendas únicas diferenciadas y clásicas, por eso les armamos el look de acuerdo al estilo de cada una de ellas”, remarcó.

LOCAL
La tienda se encuentra ubicada en la ciudad de Lambaré y a la vez ofrecen el servicio de entregas en todos los rincones del país sin ningún inconveniente. El local ofrece un ambiente acogedor y con un toque del estilo Chanel.

PROYECTO
Rodríguez comentó que buscan expandirse a nuevos mercados, además de tratar de complacer a las clientas trayendo prendas para todos los gustos, sin excepciones de talles o estilos. “Yo insto a todas las personas que tengan el sueño de emprender a que lo lleven a cabo, no es fácil pero tampoco imposible. Todo se puede hacer realidad, depende de la constancia y el amor que uno pone en lo que hace”, concluyó.


También podría gustarte