Buenas prácticas serán determinantes para reducir los efectos adversos del Covid-19 en la economía

[email protected]

A 15 días de la declaración de la pandemia más grande de las últimos tiempos, los países comienzan a sentir sus efectos y la incertidumbre crece día a día porque no se sabe a ciencia cierta cuando se dará el fin de este mal que aqueja a todo el mundo al mismo tiempo.

Actividad económica recesiva

“Si algo malo puede pasar, pasará”, es un enunciado conocido como la “Ley de Murphy” aunque no es una ley y es solo un principio empírico utilizado para diversas situaciones en diversos ámbitos, es aplicable para introducir a lo que está pasando actualmente en la economía mundial y local.

A nivel mundial, las proyecciones económicas del 2020 eran positivas, habían ciertos factores que podrían afectar negativamente a la economía, pero en ninguno de los casos los analistas podrían haber anticipado la magnitud de este fenómeno que revela la baja capacidad de reacción de las economías avanzadas y emergentes.

En tiempos de crisis es donde realmente se puede observar la capacidad de reacción de las autoridades y el liderazgo positivo que ejercen, pues las medidas implementadas deben tener un amplio respaldo popular, porque lo que se busca es mantener la tranquilidad de los agentes económicos en tiempos en que la actividad económica está totalmente retraída.

A medida que pasan los días, los incrédulos van dándose cuenta de la gravedad de los efectos de este virus, ya que las medidas de aislamiento social adoptadas por los países redujeron drásticamente el flujo comercial tanto a nivel mundial como a nivel país, lo que empieza a repercutir en las empresas, y, por ende, en las personas.

Algunos rubros mientras tanto están vendiendo más dada su característica de proveer insumos necesarios en el hogar y para la salud, entre estos podemos mencionar a los supermercados, las farmacias, las entidades financieras, fabricantes de insumos hospitalarios, entre otros. Sin embargo, ese no es el caso de la mayoría de los sectores.

Es por ello que el Gobierno tendría que intervenir con mayor fuerza para paliar esta situación, por un lado, para evitar la especulación, y, por otro lado, para mitigar el efecto económico que tendría para los trabajadores formales y en situación de vulnerabilidad. También podría considerar las buenas prácticas que están realizando en otros países.

El caso alemán

No se podría validar el mejor método de prevención de la propagación mirando solo los países de la región porque ninguno ha llegado aún al pico máximo y los casos están en constante crecimiento.

Un caso particular que se observa es el caso alemán, ya que, a pesar de ser el quinto país con mayores casos detectados, tiene la menor tasa de mortalidad comparativamente con la de otros países, como Italia y España.

Según datos de la Universidad Johns Hopkins, la cantidad de casos detectados en Alemania asciende a 32.991 y la cantidad de fallecidos es de 159, mientras que la cantidad de fallecidos en Italia o España es entre 20 y 40 veces mayor.

Si bien es apresurado decir cuál fue la clave, un aspecto importante fue la recomendación de ampliar el número de exámenes entre la población para reducir al mínimo posible la posibilidad de contagio y actuar a tiempo en los casos detectados. Ello requiere pruebas amplias en personas incluso con síntomas leves.

Alemania reconoce que esta pandemia es la peor crisis que enfrentó el país desde la segunda guerra mundial, lo que la llevó a tomar medidas preventivas incluso antes de tener el primer caso confirmado, y pese a que no ha evitado el contagio masivo, hasta ahora demostró una interesante capacidad en minimizar los decesos causados por el Covid-19.

Por el lado económico, Alemania es uno de los pocos países de Europa y en el Mundo con superávit fiscal y esto lo logró con disciplina y transparencia, lo que le brinda capacidad de reacción ante la crisis. No obstante, para este año tendría un déficit fiscal, ya que el paquete económico implementado es elevado, con un conjunto de medidas económicas sincronizadas y coordinadas, tales como subsidios, ayudas económicas, entre otras.

El Gobierno alemán ya redujo su expectativa de crecimiento y esperan que este año sea recesivo, y  es consciente de que debe poner “todo lo que tenga a su disposición” para evitar que la crisis dañe de forma irreversible a la estructura económica del país.

La determinación del gobierno alemán, sumada al sentimiento común de reconocer que es una situación extrema y crítica y que debe ser superada con la menor cantidad de bajas posibles, tanto de personas como de la estructura económica, es un aspecto importante que debe ser abordado a nivel local.

Comentarios finales

El Gobierno Nacional ha demostrado determinación para evitar la propagación y optar por la vida. Este es el momento en el que se deben determinar estrategias inteligentes y que están funcionando en otros países, para evitar los fallecimientos, entre esos, la más efectiva podría ser aumentar significativamente la capacidad de diagnóstico.

Por el lado económico, el Gobierno debería velar por las Mipymes, posibilitando el flujo de más recursos hacia ellas y ofreciendo flexibilizaciones importantes principalmente en sus compromisos de corto plazo, para evitar que eso sea un factor causante de masivos despidos o daños irreparables en la actividad económica.

La población vulnerable también debe ser tenida en cuenta, ya que existe una importante cantidad de personas que dependía del día a día y actualmente su sobrevivencia corre peligro, por lo tanto, se deberían establecer mecanismos transparentes y ágiles para cubrir al menos en parte las demandas de esa población en situación de vulnerabilidad.

La población también debe poner de su parte evitando salir de la casa, de esa manera, las medidas implementadas, y a implementar, rendirán sus frutos y se podrá salir de esta difícil situación en menor tiempo.


También podría gustarte