Es lógico que el coronavirus “genere cierto miedo y desesperanza”

Por Mariela Báez
Asesora de imagen
Coach Ontológico

En horas de darse a conocer el primer caso de coronavirus, el ánimo social, por lo menos en Asunción, tuvo un giro radical. Y esto era de esperarse, hasta casi predecible. Venimos del estrés, costo emocional y
económico al que nos sometió el dengue por meses. Con esto nuevo, habría que ser un Mandrake de las habilidades emociones para no caer en el desgano y preocupación.

Y sobre esto, cierto “las autoridades están obligadas a calmar, transmitir seguridad y tomar los recaudos que sean necesarios para mantener este virus bajo control” pero también es importante que nosotros hagamos nuestra gestión de crisis personal.

Podemos empezar por aceptar y reconocer nuestras emociones, que, si las miramos honestamente, pueden tener un impacto favorable: por ejemplo; reconocer que sí, sentís miedo, y a partir de ahí declarar y
predisponerte a la acción, a lo necesario, lo que se hacer. “Que el miedo sea la invitación a cuidarnos más y mejor; no a paralizarnos”

Otro punto que considero puede sumarnos, es buscar informarnos de fuentes que sean fiables. Apuntemos a que, si gestionamos la situación “recurriendo a información correcta, llegaríamos a la conclusión de que
en estos momentos no hay justificación para un miedo intenso
irracional.

Hacer toda la parte operativa de prevención no tiene negociación, y no olvidemos que en este proceso será de vital importancia cuidar nuestro estado emocional. Los científicos especialistas afirman que “Pensar constantemente en la enfermedad puede hacer que aparezcan o se acentúen, síntomas que incrementen su malestar emocional y predispongan el cuerpo a quedar en estado vulnerable a que cualquier enfermedad pueda apropiarse de él “.

No me considero experta en emociones, las trabajo a base a ensayos y errores. Hoy soy alguien que siente miedo, lo reconozco, y que decidí hacer todo lo necesario para evitar un contagio. Y propagar desde donde me toque, la conciencia de que “ser precavido y prudente es el camino para salvarnos la vida”

Algo ultimo y no menos importante, evitemos también, enviar o estar disponible a recibir solo mensajes o memes que contengan noticias con “tintes catastróficos y efectos desgastantes” Hacer esto, es algo que
para muchos puede significar simpático, sin embargo, creo que es vergonzoso y con efectos contraproducentes.

Esto pasará, tiene que pasar. Conservemos el corazón optimista. Mientras, generemos la conciencia de cuidarnos entre todos. Con relación al micro clima de los espacios laborales, dependerá
exclusivamente de nuestra “gestión de crisis personal”


También podría gustarte