Horario de trabajo vs calidad de vida

Por Mariela Baez
Coach Ontológico
Asesora de Imagen

Si sos padre/madre puede que el concepto varíe desde disfrutar el desayuno con tus hijos, llevarlos al colegio y luego ir a la oficina, o cuanto menos, gozar de flexibilidad para poder asistir a las reuniones en el colegio, y si están enfermitos, poder quedarte con ellos.

Si estás soltero, podría ser tener tiempo disponible en general para dedicarte a hacer ejercicios, dormir 8 horas, lograr conciliación personal y familiar o trabajar en paralelo en algún proyecto de pequeño emprendimiento. El concepto es individual y muy personal.

Hace un par de días, conversaba con una cliente que trabaja en un banco, asombrada y contenta, escuchaba atentamente el entusiasmo en su voz. ¿Qué paso? Pasó que hubo modificación de carga horaria en su empresa y poder retirarse de la oficina a las 14 horas cambiaba por completo su vida. Por más que de momento, sea para quedarse en casa.

Mi trabajo me permite escuchar y conocer diferentes necesidades que son comunes en hombres y mujeres. Sumado a que soy propietaria de una peluquería, y éste es un espacio donde comúnmente se drenan muchos estados de ánimos y se escuchan confesiones sin filtros y que se exteriorizan con mayor facilidad y comodidad por las mujeres.

Muchas son madres que cumplen horarios de lunes a viernes, el tiempo que les queda, se divide entre sus hijos, la familia y la administración propia del hogar. Situación que las predispone a convivir con la una especie de culpa. La culpa por estar ausente para ellas mismas.

Por otro lado, las necesidades de las profesionales que están solteras, no son muy diferentes, la mayoría afirma que; si tuvieran más tiempo libre, podrían dedicarse a atender su espacio de relaciones interpersonales y cuidados personales.

En este contexto, la modificación actual de horarios y más en el sistema financiero, nos muestra que sí se puede trabajar menos horas en Paraguay.

El escenario que se ve y se siente desde afuera:

El esfuerzo que estarán haciendo todas las entidades por articular hasta el mínimo detalle para seguir ofreciendo lo mejor a sus clientes, incentivando ahora más que antes, a utilizar los canales digitales como alternativa.

Colaboradores que se quejaban de que el ” tiempo no les alcanzaba ” descubrieron que sí se puede ser muy productivo trabajando menos horas.

Creo que los asalariados tienen hoy la brillante oportunidad de demostrar que pueden ser muy productivos y eficientes, incluso trabajando home office. Este es el momento de dejar un precedente en positivo.

Les animo a prepararse con resultados medibles y por qué no, proponer en un futuro no lejano al sistema público y privado; la posibilidad de ” reducir las horas de trabajo ”

” Antes de escribir este artículo, realicé una pequeña encuesta en mis redes sociales, relacionado a este tema. De 180 mujeres que opinaron, el 85% afirmó que les gustaría tener un día flexible a la semana y en promedio el horario laboral que sugirieron como el ideal es de 8 a 15:00 hs.”

El COVID-19 desde el día 1 nos desafió. Un desafío que viene sesgado de miedo e inexperiencia y claramente está necesitado de nuestra flexibilidad, colaboración, dinamismo y disciplina flexible.

Con fe inquebrantable, espero que cuando todo este termine nos quedemos con la herencia de tener una mejor calidad de vida, bajo la definición que cada uno elija darle. Para mí se traduciría más o menos así:

” Lograr proteger y promover el equilibrio entre vida y trabajo”


También podría gustarte