Megatendencias y Dilemas del Nuevo Mundo COVID-19

Crisis

Victor Raúl Benítez González
@victoraulb
Profesor de la Fundación Getulio Vargas-Brasil
Presidente del Club de Ideas

 

Tengo una idea. El mundo que tenemos todavía en la mente, es totalmente diferente del que está pasando allí fuera, esperándonos cuando volvamos de nuestros encierros, de nuestra cuarentena. En este comentario, voy a presentar algunas pistas sobre hechos portadores del futuro, luego de esta crisis sanitaria descomunal. Y algunos dilemas existenciales, de vida o muerte. Como habrán notado, quedé sin hacer comentarios durante dos semanas. La recomendación de aislarse y estar quietos, lo tomé como algo no sólo físico sino también intelectual. Observar los fenómenos que cambian en forma exponencial a cada momento, que las redes lo muestran en tiempo real, e ir buscando algunas reflexiones de paz, en medio del caos, es un trabajo extenuante.

Presento algunas tendencias y reflexiones sobre dilemas, que pueden servir como escenario prospectivo, siempre preliminar.

Quién es el líder

Yuval Harari dice que los Estados Unidos comienzan a abandonar su liderazgo global. Un nuevo eje geopolítico global se va a consolidar antes de lo esperado. Eso cambia marcas, hábitos de compra, logística de abastecimiento, etc. Asia será el epicentro del mundo de ahora en adelante. Los líderes asiáticos se van a integrar más y los de Estados Unidos, España, Italia, y otros de la Unión Europea, corren el riesgo de desintegración en cuanto a su poder político. Tendrán revueltas sociales y políticas y habrá un cambio generacional copernicano en Europa. Ojalá pase lo mismo en América Latina. Los líderes que hayan sufrido muchas pérdidas humanas en esta pandemia serán los perdedores. Fusilamiento político.

Menos USA

Se podría vislumbrar también, una reducción de la importancia estratégica de los Estados Unidos, quizá, para el Paraguay, para el Brasil, Argentina, y así por delante.  Eso significa que marcas canales, empresas y negocios envolviendo consumo a partir de USA, tendrán menos relevancia. Menos Miami y Panamá, y más Shanghai. Ejemplo: Walt Mart ya salió de Brasil y tiendas de chinos se instalan en la calle 25 de marzo de Sao Paulo. En Buenos Aires, la asociación de supermercadistas chinos va tomando el control de las ventas minoristas, para manejar toda la cadena desde la fábrica al retail, la última milla.  Eso puede significar el fin de las ventas de frontera desde el Paraguay.

China y el Mercosur

Se supone un aumento de la importancia de China para el Mercosur: eso puede significar menos Taiwan. De hecho, en exportaciones 1.000 dólares menos por cada tonelada de carne y 30 dólares menos por cada tonelada de soja, significa para el Paraguay la intermediación argentina o uruguaya para vender productos a China.

Prioridades de Consumo

Se supone un cambio del ¨share¨ del consumo, priorizándose medicamentos y servicios de salud, educación, comunicación y otros. Surgirá un consumidor más conservador, con hábitos de economía de guerra. Caen sectores como turismo, moda y entretenimiento.

Consumidor más austero

Es probable la emergencia del ¨omniconsumidor¨, más conectado, con más discernimiento y capacidad de discriminar. La inteligencia artificial y el tráfico de datos, darán origen al omniconsumidor y al ciudadano megaconectado. La gente será menos dependiente del Estado, de las marcas, de las empresas y de los medios de comunicación. Más sensible al fake news, menos posibilidades de ser engatusada. Consumidores serán más consientes.

El bolsillo de la gente

Como ya se dijera, los cambios en el ¨share of wallets¨, harán migrar el dinero hacia más medicamentos, productos de limpieza, alimentos y bebidas. Menos ropa, calzados y construcción. Incluso menos electrónica de moda, y menos compra de chucherías inservibles.

Nuevos players de mercado

Aumento de la infidelidad a productos, tiendas y marcas. La simplicidad se sobrepone a los deseos consumistas. Aumenta la necesidad de experimentar, oportunidad para nuevos players, nuevos productos, nuevas marcas, nuevos servicios.

Definiciones cruciales

Se pueden identificar por lo menos siete dilemas o ¨definiciones cruciales¨, de vida o muerte, que suponen tomas de decisión donde escoger uno u otro factor, crea un ¨trade off¨ con relación al otro. Al escoger una alternativa, se crea un dilema existencial, en la otra opción disponible.

Los ciudadanos del mundo, los gobernantes y hacedores de políticas públicas, se enfrentan a los siguientes dilemas:

  • Aislacionismo nacionalista Versus Solidaridad internacional: La crisis COVID-19 trae consigo el dilema de la sociedad internacional, que, para combatirla, se aísla o colabora. Aviones chinos en Italia y aterrizando en los mismos Estados Unidos, para ayudar, mientras se cierran las fronteras, dan una imagen contradictoria. A esperar, a ver qué pasa.
  • Autoritarismo centralizado Versus Empoderamiento ciudadano: Se vienen épocas donde los Estados, como en China, Corea del Sur, se disponen a controles subcutáneos, con chips que podrían mostrar quienes están contagiados, dónde están, qué temperatura tienen, que puede servir tanto para fines de salud como para el control con fines políticos, o económicos,  de las poblaciones. Limitaciones a la libertad individual se ciernen sobre la gente.
  • Lockdown más vertical Versus Más Horizontal: La emergencia de los contagios, y de los problemas de salud, e incluso los decesos, muestran curvas de cantidad de eventos, que pueden ser más horizontales o verticales, en la línea del tiempo. Más horizontales en el tiempo, suponen quizá menos pérdidas humanas, con altos costos de paro económico. Y viceversa, curvas menos horizontales y más verticales, concentrando los eventos en menos tiempo, suponen aceptar altos costos en pérdidas humanas de los más vulnerables, gente mayor y personas con problemas de salud. Pero tienen la supuesta ventaja de compensar esta crisis aguda, de menor tiempo, con un menor daño a la economía. En la alternativa más horizontal, de más tiempo, con la hipótesis de menos pérdidas humanas, sólo puede ser así, si los gobiernos, como el paraguayo, pueden aprovechar el tiempo que se demora – para llegar a la mayor cantidad de contagios – si se usa el período de achatamiento de la curva, para comprar equipamientos y test masivos, indumentaria adecuada para personal de salud, respiradores, construcción de hospitales, camas, etc. Sin estos elementos el esfuerzo no tendría los resultados esperados. Los contagios y los decesos pueden ser catastróficos.
  • Aislamiento vertical Versus Aislamiento horizontal: Relacionado al anterior, el distanciamiento social puede más o menos vertical, más o menos horizontal. El vertical supone gran capacidad de detección de contagios con test masivos, para aislar sólo a los diagnosticados, mitigando el paro del motor económico. El distanciamiento social horizontal, supone que no se tiene capacidad suficiente de detección masiva, ni de infraestructura y de recursos humanos ni de insumos de sistema de salud. El costo económico es más elevado. Riesgos de estallidos sociales e incluso políticos.
  • Economía Versus Salud: En políticas públicas en crisis, el GRAN dilema de los gobernantes es tomar la decisión de qué priorizar. Arrancar el motor económico castiga a la salud. Y proteger la salud, castiga al motor económico. Esta maldita compensación, trade off, un dilema de vida o muerte, sólo podría buscar el equilibrio, economía y salud, tal como ya se expuso más arriba, aumentando exponencialmente la cantidad de test realizados para la detección temprana, acompañando con aislamiento vertical, con una gran inversión en el sistema de salud para dejarlo fortalecido, en suministros, recursos humanos y equipamientos: respiradores, UTIs, hospitales, mascarillas, gantes, remedios, etc.
  • Países desarrollados Versus Países Subdesarrollados: Una aparente buena noticia, podría ser que, en el ranking de contagios y decesos, los países desarrollados tienen los mayores indicadores. En otras palabras, parecería que ser subdesarrollado es una bendición en estos momentos de catástrofe mundial – sólo en términos de aceleración de los contagios y decesos, si no se respeta la cuarentena. Mercados dinámicos parecería que tienen más interacción humana, y los contagios son más acelerados. África no sufre tanto como USA, Francia, Italia o España. Mercados endebles, como el Paraguay, con más de 2,5 millones de ciudadanos por debajo del nivel de pobreza, podrían tener una afectación quizá…. ¿A la africana? ¿Podrían ayudar? La baja densidad poblacional por kilómetro cuadrado, terrenos de 12×30 con una sola casita en urbanizaciones precarias,  aglomerados urbanos que son NO campo NO ciudad, mala calidad del transporte público lo que casi obligó a la gente a moverse en Chile-re y motos individuales, parecería que pudieran ayudar a evitar contagios muy exponenciales. No obstante, otros elementos conspiran para la supervivencia en caso de que se descontrolen los contagios: mala calidad de sistemas de agua y saneamiento, déficit habitacional cualitativo y cuantitativo de aproximadamente 900 mil unidades habitacionales, malgastos en los recursos de los presupuestos públicos, entre otros.

Conclusión

Finalmente, la ¨evidencia silenciosa¨, que nos acecha, de contagiados que no desarrollan aún los síntomas, y de nuevos contagios de frontera, son riesgos mortales que deben tenerse como posibles. Noticias de la China, dicen que la cantidad de decesos podría estar en alrededor de los 40 mil y no cercanos a los 3 mil que muestran las estadísticas nacionales. Es la ¨falacia narrativa¨ oficial, de regímenes autoritarios, donde todo comenzó.  Y así, no da gusto.


También podría gustarte