Mipymes: Actuar ya, sin más demoras

Cada día que pasa sin que se adopten las medidas apropiadas son mipymes que cierran sus puertas, algunas por un tiempo, otras para siempre. Se atribuye al ministro de Hacienda haber dicho que “a los empresarios habrá que darles todo porque el problema principal es preservar el empleo”. Es de esperar que este enfoque no distorsione la realidad y aquello de “los empresarios” no se concentre sólo en las grandes empresas manufactureras y de servicios –que disponen de recursos para aguantar el temporal- y cubra esencialmente a las micro, pequeñas y medianas empresas que son las más vulnerables.

Un vistazo macro por sector nos indica que las mipymes componen el 62% del empleo en el Paraguay. Con un desagregado para nada menor y es que este sector se descompone en las siguientes franjas: el 61% del empleo generado en las mipymes es no remunerado, es decir, son dueños de micro o pequeñas empresas que obtienen renta según le vaya en las ventas de productos o servicios.

Otro 28% es personal remunerado, esto es, que recibe un pago regular mensual. Y finalmente, hay un 11% de comisionistas que dependen del movimiento general de la empresa. Como puede deducirse, tanto de las ganancias de los dueños de mipymes como de quienes dependen de ellas tienen una altísima volatilidad porque dependen del día a día, con reducidas o mínimas reservas para aguantar los “días malos”. La crisis impuesta por el coronavirus ha elevado en forma exponencial ese riesgo. Por lo tanto, es allí donde el Gobierno debe actuar con prioridad.

Seis de cada diez empleos o ingresos se concentran en la parte más vulnerable de la economía nacional. Creemos que no hay duda alguna sobre la focalización y celeridad con las que tiene que actuar el Gobierno para evitar que la malla comience a correrse y luego sea imposible cerrar la brecha.


También podría gustarte