Quien nada oculta, una cuenta bancaria quiere

SEBASTIÁN PÉREZ
[email protected]

Moverse dentro del sistema financiero, es el camino hacia el cual transitan las empresas y personas. Ya no habrá margen en un horizonte cercano para transaccionar en efectivo. Los pagos y cobranzas no solo serán íntegramente dentro del sistema formal, sino que se realizarán de forma digital.

La bancarización o inclusión financiera, debe ser una herramienta más que utilice el gobierno para continuar acelerando el proceso de formalización de la economía, un proceso que trae aparejado transparencia y seguridad para cada una de las partes que interviene en una operación. Los procesos de control se simplifican cuando el producto de un negocio es acreditado en una cuenta bancaria. La calidad de los productos financieros a los cuáles accede una parte de la población se ven drásticamente mejorados. Tener una trazabilidad completa de las transacciones reduce la informalidad, la evasión fiscal, así como el lavado de activos y el financiamiento del terrorismo.

Los canales ya existen

Hoy es posible salir a cenar y moverse a través de una aplicación de transporte colaborativa que te descontará el importe de una tarjeta de crédito sin tener que estar con efectivo o recibir monedas, incluso ni siquiera la tarjeta es necesaria debido a que los datos habrán sido cargados previamente. Comer en cualquier sitio de la ciudad y abonar con tarjeta de crédito o débito. Viajar y alojarse cómodamente sin la necesidad de trasladar efectivo, tan solo utilizando un medio de pago formal. Transferir a un amigo el importe para la reserva de una cancha de fútbol, todo vía una billetera electrónica. Tu serie favorita la podrás ver a través de esa aplicación que te debita mes a mes de tu tarjeta de crédito el costo o escuchar el reguetón de moda en el momento que gustes, también por otra aplicación paga digitalmente.

Tras las huellas del silencio

El uso del efectivo como medio de pago tiene desventajas respecto a los medios de pago electrónicos y otros instrumentos bancarios. Las operaciones realizadas con dinero en efectivo pueden ser realizadas anónimamente, y no dejan rastros respecto sobre el origen de los fondos. Imaginemos una operación que fue liquidada por transferencia bancaria, fácilmente se podría determinar quién es el titular de la cuenta desde donde provinieron los fondos, y se podría rastrear el origen de esos fondos si se visualizan las operaciones de ingreso precedentes habidos en esta cuenta. Esta situación no es posible cuando se paga una operación con dinero en efectivo.

Algunas medidas para incentivar la inclusión financiera

Una medida de alto impacto y que llegará rápido y directo a una gran cantidad de personas es la obligatoriedad de pago de remuneraciones por cuenta bancaria o algún instrumento de dinero electrónico, que por supuesto no tendrá costos para el empleado y traerá asociados un conjunto de servicios gratuitos. Algunos países en lugar de la obligatoriedad han optado por incentivos fiscales a operaciones de pago con tarjetas, por ejemplo, reduciendo algunos puntos de IVA a las compras realizadas con estos medios, así como el subsidio a la instalación de terminales POS. Otra medida necesaria será el apoyo a PYMES, brindando el acceso a cuentas bancarias sin costo, con beneficios similares a las cuentas de pago de remuneraciones y con requisitos de apertura simplificados.

Podemos ver en la actualidad comercios que cuentan con precios diferenciales para medios de pagos electrónicos y pagos realizados en efectivo. Esta diferenciación se da básicamente por los costos que tienen esos comercios de transaccionar con medios de pagos como las tarjetas de crédito o débito. Se debe establecer que los comercios no podrán dar un tratamiento más favorable a los pagos con efectivo que a los pagos con tarjetas, cualquier promoción que aplique a pagos en efectivo debe extenderse a pagos con medios electrónicos. En contrapartida el gobierno deberá trabajar para buscar reducir los costos que enfrentan los comerciantes por aceptar pagos con tarjetas, reduciendo gradualmente los aranceles a medida que aumentan las transacciones.

Todas estas medidas deberán ser aplicadas en un marco de diálogo entre todos los actores. Gobierno, grupos empresariales, consumidores y procesadoras deberán interactuar y alinear objetivos en busca de entender y comunicar los beneficios de reducir el manejo de efectivo y en consecuencia la opacidad. Quien nada oculta, una cuenta bancaria quiere para poder transaccionar de manera transparente y segura.


También podría gustarte