Y después del coronavirus, ¿qué?

Con luces y sombras, el Gobierno está dando pasos en la dirección correcta para hacer frente a la
pandemia que empieza a sentirse en sus anchas en el Paraguay. Ya dijimos que la ley de emergencia ya aprobada en el Senado tiene puntos discutibles, sobre todo en lo relativo al auxilio a las mipymes, ya que las acciones previstas son insuficientes y canalizadas a través de órganos de aplicación en gran medida inapropiados.

Pero ya seguiremos este tema en una siguiente entrega. Lo que en este momento nos preguntamos es si el Gobierno tiene un equipo de estrategia dedicado exclusivamente a elaborar escenarios emergentes de la actual crisis. En lo estrictamente sanitario está actuando correctamente, en lo económico con reparos importantes y en la aplicación estricta de la cuarentena, con algunas fugas propias de la inconsciencia y el negacionismo.

Y más allá, ¿qué? Suponemos que el mismo diagnóstico que esbozamos nosotros ya estará siendo evaluado por ese equipo especial. Sus principales indicadores son: PIB en caída, consumo en descenso, desempleo en aumento, deuda interna y externa en subida. A eso habrá que sumar la contracción de la percepción de impuestos y el consiguiente incremento del defict fiscal.

Con un factor transversal para nada menor: librados recursos extraordinarios para compras directas y de urgencia, la maquinaria estatal va a sufrir golpes severos propinados por la corrupción siempre atenta. Y si el auxilio no se instrumenta en forma apropiada, el sector terciario en el que se alojan la mayor parte de las mipymes puede llegar a protagonizar una quiebra en dominó con efectos difíciles de calcular.

Hay métodos eficientes para prever los alcances de escenarios de este tipo a corto plazo. ¿Ya estarán haciendo correr algún modelo al respecto?


También podría gustarte