Planeando vías de salida

La salida de esta cuarentena que nos agobia a todos va a poner a prueba no sólo la pericia del Gobierno para planificarla con orden y eficiencia sino también la paciencia de la ciudadanía para evitar desbordes que comprometan lo que haya podido lograrse, en contención de la pandemia, en todas estas semanas.

El escenario es muy complicado y contemplar y conciliar intereses es un ajedrez que requiere muchas consideraciones previas. Tratemos de imaginar el mundo de las empresas y del empleo que se mueve, o mejor, que está paralizado, en la economía paraguaya.

Las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) concentran el 96,8% de las unidades económicas que explican el 61,6% del empleo. En el otro extremo están las grandes empresas que componen el 3,1% de las unidades que sostienen a su vez el 38,1% del empleo. Estas cifras podrían no decir mucho si no las consideramos por sectores. Intentaremos acercarnos un poco más sin saturar de datos al lector. El 24% de las mipymes están en el área agropecuaria.

Prácticamente todas ellas siguen activas porque la producción, sobre todo de alimentos, no puede detenerse. Otro 11% se agrupa en las industrias, muchas de ellas, procesadoras de alimentos y productos domisanitarios. La parálisis afecta gravemente al comercio, restaurantes, espectáculos (34%) y la construcción (11%), subsectores que concentran el 45% del empleo en su mayoría estacional, cíclico o informal.

Luego están las grandes empresas sobre las que descansa otra porción gravitante del empleo estable y mayormente formal. Sostener a las mipymes no implica olvidar a las grandes empresas porque, con las salvedades del caso, los dos son pilares fundamentales de la economía.

Se necesitará pericia en la elaboración de la estrategia y celeridad en el auxilio. Tarea nada fácil para el Gobierno. Lo veremos en la acción.


También podría gustarte