Recomiendan garantía estatal de US$ 2.400 millones para los créditos

Exministro propone usar fondos de las reservas internacionales

Varios agentes del sistema financiero ven la necesidad de crear una garantía estatal para que las entidades respondan a las pequeñas y medianas empresas que demandan créditos para sostenerse en medio de la emergencia actual. La gran mayoría hoy se encuentra en un terreno de incertidumbre en cuanto a su solvencia en el mediano plazo, y ante el riesgo que ello representa, los bancos les empiezan a cerrar las puertas. 

El economista y exministro de Hacienda Manuel Ferreira coincide en que el sistema necesita un tercer actor “que no sea el cliente” y que garantice a los bancos el pago de esos créditos que se están demandando desde el sector empresarial para seguir operativos. “Acá en Paraguay, únicamente ese actor es el Estado, no puede haber otro”, señaló en entrevista con la emisora 1330 AM, Chaco Boreal. Para el economista, el Gobierno debería asegurar un fondo con el cual respaldar al sistema por lo menos en un 80% sobre el capital otorgado y de ese modo, se liberen los préstamos y se protejan los empleos. 

“Los costos fijos que tenga la empresa pase lo que pase, hay que pagarlos, factures o no. Ahí es donde es importante que alguien ayude a las empresas. Yo creo que hace falta ese fondo”, afirmó.  De acuerdo a sus cálculos, para que esto tenga resultado este fondo de garantía estatal debería ser de alrededor de unos US$ 2.400 millones, lo que equivale a G. 15,8 billones aproximadamente. Según Ferreira, en el único lugar donde existe tal suma es en las reservas internacionales del Banco Central del Paraguay (BCP), que actualmente suman US$ 8.558 millones. 

Este dinero sirve para garantizar billetes y monedas en circulación, el encaje legal, que son los depósitos de los bancos que deben permanecer en el BCP, las letras de regulación monetaria y los depósitos del Ministerio de Hacienda en la banca matriz.  “Si nosotros le prestamos plata al Ministerio de Hacienda desde el BCP, Hacienda tendrá los fondos para ofrecer esta garantía, y directamente, estas se transfieren a la AFD y a través de ella al sistema financiero”, explicó. 

No obstante, Ferreira propuso como ejemplo dos soluciones. Una de ellas es mediante las operaciones de Repo, que sería vender una serie de pagarés a otro agente por tres meses y a los tres meses volverlos a comprar. “Entonces, los intereses que esa cartera produjo durante ese tiempo son tuyos”, dijo. 

Por otro lado, mencionó a la operación de la garantía que consiste en el respaldo del Estado a los bancos para apoyar a las empresas. “El Banco Nacional de Fomento es uno de los que puede ayudar en esto pero no le da el cuero para hacer algo tan grande más allá de que tenga o no el capital. Al final lo que va a ocurrir es que el BCP se va a quedar con una cartera que si no se llega a pagar, cuando las cosas vayan bien uno se vuelve un cadáver financiero. Nunca más en tu vida vas a conseguir un crédito”, aseveró.  

Insistió en que es una cartera que, “si se trabaja bien, es de riesgo limitado”, puede que se pierda dinero, alrededor de unos US$ 200 millones pero que finalmente sería un costo muy bajo.  

MEDIDAS
Una de las primeras medidas que el Gobierno dispuso para contener la emergencia sanitaria fue la flexibilización del sistema financiero, para que las micro, pequeñas y medianas empresas afectadas por el cese de actividades puedan obtener financiamiento con productos acordes a la coyuntura actual. 

Sin embargo, el BCP no previó que los bancos cerraron sus puertas a muchas de ellas por el riesgo que representa conceder créditos ante un momento de incertidumbre total. Días atrás el presidente del Banco Atlas, Juan Carlos Martín había hablado de la necesidad de acompañar estas medidas con una “garantía estatal” para los bancos y financieras para poder otorgar los préstamos que hoy las empresas necesitan. 

“El tema de liquidez es un problema que si bien fue ya bastante trabajado, siempre es un elemento a tener en cuenta, pero no el único. La cuestión es que nadie trabajó sobre el riesgo de crédito y es casi hasta una cuestión de Estado.  Si el Estado nos pide otorgar créditos y nos garantiza que tendremos un retorno aunque el cliente no pueda pagar, otorgamos los préstamos”, había dicho en una entrevista a 5días. 


También podría gustarte