Bienestar universitario: definición de líneas de acción

5Días Profesional

Pedro Joaquín Godoy Alvarenga

Lic. Pedro Joaquín Godoy Alvarenga (Director Ejecutivo del Centro de Estudios Integrales CEDEI, Docente Universitario)

Las instituciones de educación superior normalmente desarrollan programas vinculados a la contención de sus estudiantes, orientadas tanto a la satisfacción de necesidades básicas como a la oferta de actividades artísticas, deportivas, recreativas y otras de interés.

Sin embargo, no podemos ignorar que un contexto socio económico siempre difícil, trae como consecuencia que jóvenes no pueden acceder a la educación superior y otros que en algún momento pudieron acceder, deban abandonarla ante la ausencia de alternativas.

A partir de lo mencionado, se exponen algunas ideas que pueden ser consideradas como líneas de acción, para el Bienestar Universitario, a ser abordadas desde una variedad de programas y propuestas que busquen promover la igualdad de oportunidades y facilitando, de esta manera, el acceso y la permanencia de los estudiantes:

  • Atención al Estudiante: mediante diferentes mecanismos debe facilitarse la comunicación, vínculo y/o contacto con los estudiantes a fin de canalizar sus sugerencias e inquietudes.

Se considera desde la atención personalizada hasta buzones de sugerencias que debe encontrarse de manera visible en las instalaciones de la institución de educación superior, como también aquellos medios digitales que son masificados por redes sociales.

  • Becas: Una becaes una subvención que se entrega a alguien para que realice en este caso sus estudios de grado. Por lo general se concreta como un aporte económico a los estudiantes que no cuentan con el capital suficiente para alcanzar sus objetivos académicos.

Las becas pueden provenir de diversas instituciones estatales (como los ministerios), organizaciones no gubernamentales (fundaciones, asociaciones) o empresas privadas.

Existen becas completas (que cubren la totalidad de los gastos del estudiante) y becas parciales (la aportación económica sólo cubre una parte de los gastos) y descuentos que están establecidos en los reglamentos de becas, descuentos y beneficios especiales de las instituciones de educación superior.

  • Actividades de interés cultural, deportivo y social: el contar con espacios extracurriculares de integración, esparcimiento es parte de la vida y el bienestar del estudiante universitario con lo cual se busca y espera estimular, incentivar e incluso destacar a la persona en otras dimensiones de su ser.

Actividades que normalmente rescatan valores, solidaridad, espíritu de equipo y prácticas acordes a la vida sana, alejada de vicios y pensamientos que denigren su integridad y la de los demás.

  • Bolsa de Trabajo: Una bolsa de trabajo es un espacio en el cual se registran una serie de ofertas laborales.

Este espacio debe ser propiciado desde la Institución de Educación Superior, mediante un mural informativo actualizado y la habilitación de un sistema informático que permite registrar el Curriculum de los estudiantes y quienes se encuentran en búsqueda de trabajo.

Las relaciones interinstitucionales, la firma de convenios y vínculos con organismos públicos, privados tanto en el ámbito nacional e internacional propicia mejores ofertas y demandas de trabajo a considerar para los estudiantes e incluso egresados.

Seguimiento a Egresados: el seguimiento al egresado debe ser coordinado por la dependencia de Bienestar Universitario, e involucra además a las dependencias de Extensión Universitaria e Investigación para el estudio y análisis relevante de cómo se desarrolla la inserción laboral y su impacto en aspectos socio-económicos. Además, debe generarse una propuesta y oferta de formación permanente y continua acordes a los paradigmas vigentes en una sociedad con permanentes cambios y demandas.

  • Salud: es importante que las instituciones de educación superior puedan prever los mecanismos de primeros auxilios o contar con un servicio para casos de emergencia.

Otro aspecto a incorporar es la mirada de salud mental con el acompañamiento profesional correspondiente, pero no solo desde la lógica individual, sino desde el colectivo de ser parte de un espacio dinámico, interactivo que se construye con todos los actores de la comunidad educativa.

Si bien, las seis líneas presentadas son propuestas genéricas, las mismas pueden describirse y desarrollarse mucho mejor desde un Plan de Desarrollo de Bienestar Universitario, acompañado de su respectivo POA (Plan Operativo Anual), que puede ser evaluado al final de cada semestre académico.

 

 

 


También podría gustarte