Horizonte sombrío para los poderosos del fútbol europeo

El Economista, México

Las últimas semanas muchos equipos han vuelto a entrenar, incluso a los campos, como el caso de la Bundesliga, que reinició la temporada el pasado fin de semana. Cuanto antes se recupere la nueva normalidad del balompié, mejor para las cuentas de los clubes.

Se calcula que la crisis del Covid-19 podría generar unas pérdidas para el conjunto de las grandes ligas europeas superiores a los 4.000 millones de euros. En España, los cálculos de LaLiga se sitúan por encima de los 600 millones de euros para esta temporada 2019-2020. Una temporada en la que, según el último informe de Deutsche Bank sobre los efectos del Covid-19 en la industria del futbol, la pandemia se comerá entre un 13% y un 30% de los ingresos de los principales equipos europeos y las cifras podrían empeorar el próximo año.

El reporte presenta dos escenarios para la próxima campaña. El positivo, que cuenta con una rápida recuperación, implica una reducción en la facturación de los grandes clubes europeos de entre un 4% y un 13%. La Premier League -que volvería en junio-, LaLiga española -que reiniciaría el 20 de junio- y la Bundesliga alemana, que arrancó el sábado, jugarán lo que resta de temporada a puerta cerrada. Según el banco, al no terminar la temporada se arriesgaría entre 10 y 30% de los ingresos por derechos de televisión, hasta el 30% en patrocinio y el prorrateado por la falta de venta por boletaje.

De cara a la próxima campaña, el escenario más positivo, en el que se pudiera abrir los estadios, aunque con menor capacidad, según Deutsche Bank “no se produciría un cambio en los contratos por derechos televisivos; el boletaje se vería reducido entre un 10% y un 30% y los ingresos por patrocinio y publicidad caerían entre un 5% y un 20% por la menor asistencia a los estadios y la crisis económica de sponsors”.

Si no se encuentra una vacuna, se podría dar el caso de que la temporada 2020/21 se dispute a puerta cerrada, lo que plantea un escenario más negativo, en el que los ingresos de los grandes equipos se podrían recortar hasta 48% respecto a la última temporada (2019). “Los derechos de televisión se renegociarían con un 20% de descuento, pues parte del contenido se reduce al jugarse en estadios vacíos; los ingresos por entradas, que de media representan un 15% de la facturación de los 20 grandes clubes europeos, se dan por perdidos completamente”.

“Los ingresos por publicidad comercial podrían ceder entre 30% y 60% por día de partido”, destaca el informe. En este apartado, los más afectados serían el PSG (cuya facturación por publicidad representó el 57% el año pasado), Bayern Munich (54%) y Real Madrid (47% de su facturación).

En base a estas estimaciones, en el peor de los casos el más afectado sería el FC Barcelona, el club con mayor facturación la pasada temporada, que podría dejar de ingresar hasta 450 millones de euros la próxima campaña, más de la mitad de sus ingresos de 2018/19. Para este ejercicio, las pérdidas estimadas rondarían entre 120 y 260 millones de euros, impacto muy similar al previsto en el Real Madrid. En el caso del Atlético de Madrid, tercer equipo español más rico, Deutsche Bank prevé un recorte de la facturación para este año de entre 50 y hasta 110 millones de euros y la siguiente temporada, de 10 millones de euros en el mejor de los escenarios, y de hasta 155 millones en el peor de los casos.

PREMIER LEAGUE

Aunado a este problema, los clubes ingleses deberán reembolsar dinero a sus socios de derechos de transmisión esta temporada, aunque la completen.

La Premier League tendrá que desembolsar US$ 43,7 millones adicionales a sus socios de transmisión por cada semana que la temporada 2019/20 se extienda más allá del 16 de julio, según The Telegraph. El periódico del Reino Unido dijo que el pago sería además de un reembolso de US$ 400,9 millones a Sky, BT Sport y las emisoras internacionales, que se adeudarían incluso si se completaran los 92 juegos restantes de la campaña. Esa cifra podría ascender a US$ 926 millones si la temporada se cancela por el coronavirus.

Las posibles implicaciones financieras resaltan por qué la Premier League está tan ansiosa por seguir adelante con su iniciativa Project Restart, que apunta a que los juegos vuelvan a comenzar el 12 de junio. Ya se ha sugerido que la fecha de inicio podría retrasarse una semana para eliminar los protocolos de seguridad y dar a los jugadores más tiempo para volver a estar en forma.


También podría gustarte