La idea del negocio como punto de partida

El CEE capacita digitalmente con criterios empresariales

[email protected]

Como ya se hizo habitual en esta cuarentena, el Ministerio del Trabajo, Empleo y Seguridad Social (Mtess), por medio del Centro de Entrenamiento del Emprendedor (CEE), brinda “cápsulas de aprendizaje” para que todo aquel que tenga en vistas un emprendimiento pueda tomar herramientas y aplicarlas a su proyecto, como en este caso, conociendo las etapas o procesos por los que atraviesa una empresa en formación.

ETAPAS
El licenciado Erico Recalde, capacitador del CEE, explicó que las etapas o procesos en un emprendimiento arranca con la “Idea del negocio”, seguido de la decisión al “Nacimiento” de la misma. Posterior a esto proviene el mantenimiento de la empresa o etapa de “Sobrevivencia” y, finalmente repercute en el “Crecimiento” de la misma en el pujante mercado nacional.

“El primer punto y muy importante para iniciar un emprendimiento, se basa en la generación de una idea. Muchos emprendedores primero conciben en su mente la proyección del proyecto para luego hacerlo real”, puntualizó. A esto, se suma la planificación y el diseño, amén de la viabilidad de la idea en cuestión, tomando en cuenta el impacto y utilidad para un sector o población.

¿Cómo se generan las ideas para un emprendimiento? Es la pregunta que el profesional respondió señalando que un proyectista debe tener la percepción de las necesidades del entorno. “Esa es la diferencia que hace a un emprendedor de los demás; él ve lo que otros no ven y lo convierte en un negocio rentable y sustentable”, enfatizó el capacitador.

A este concepto se suma la invención y el interés o sintonía que se tenga con el proyecto a desarrollar de modo a generar una fuente de ideas que fortalezcan la iniciativa, siendo que el emprendedor debe estar motivado, atraído y convencido de la empresa que va a iniciar y de las utilidades que va a generar la misma en el corto plazo, en lo posible.

CRECIMIENTO
Las posteriores etapas se vinculan mucho a lo que los expertos denominan como “observación” del mercado, siendo que tanto el nacimiento, crecimiento y, por sobre todo la sobrevivencia de la empresa, se sustentará importantemente en la interpretación de las tendencias y necesidades del entorno directo o indirecto, dependiendo de la naturaleza misma del proyecto.

Para que el plan crezca y se fortalezca, amén de lo mencionado, es sustancial la planificación o trazabilidad que pueda tener la empresa, de modo a estipular los gastos operativos, ganancias, utilidades y márgenes de riesgo a manejar. Inclusive, conocer las mejores épocas para operar y los clientes/consumidores potenciales que se ajusten a los intereses del grupo o emprendedor independiente, será una ventaja más que trascendental para que la firma logre sortear los obstáculos financieros y la competencia.


También podría gustarte