Las Relaciones Internacionales y la pandemia del Covid- 19

Abg. Karim Samaniego
Docente de Jornada Completa
Carrera de Relaciones Internacionales
Universidad Americana

Para la sociedad en general, la cual se halla ante un nuevo desafío, resulta sin duda alguna necesario formularse la interrogante de cómo se desenvolverá el mundo una vez se logre cuando menos controlar la propagación del virus Covid 19; más desde la perspectiva de las Relaciones Internacionales, como éstas relaciones sobrellevará los efectos producidos por la pandemia.

Retomar las actividades normales, aquellas actividades más comunes que sin la presencia de las medidas sanitarias ocurrían de manera automática, casi mecánicamente han quedado en pausa, orillándonos a asumir nuevos desafíos, no sólo en el ámbito social sino además a readaptarnos como seres individuales como padres, como docentes y como agentes de cambios, empleando las herramientas tecnológicas que permiten continuar con las actividades laborales.

La Universidad Americana, pionera en el impulso de la implementación de herramientas virtuales, hace frente a estos desafíos, brindando a los estudiantes una formación que les permita desarrollar la capacidad de análisis desde una perspectiva política, social y diplomática a nivel internacional, conociendo las principales características de los sistemas políticos, su influencia y efectos.

Con la firme convicción de lograr estos objetivos, la carrera de Relaciones Internacionales reconoce la importancia de integrar a sus estudiantes a la sociedad, preparándolos para dar respuestas a los cuestionamientos de los procesos nacionales e internacionales, aportando en la reestructuración a nivel mundial a través del análisis de las políticas de los Estados.

En palabras de Henry Kissinger (principal referente de las Relaciones Internacionales), la atmósfera surrealista que ofrece la pandemia del COVID-19, genera una sensación de peligro incipiente, que no está dirigido a ninguna persona en particular y que sin embargo golpea al azar y devastadoramente, a nivel mundial.  Considera además que aquellos Estados con visión de futuro para superar los obstáculos precedentes de la actual situación serán aquellos que logren a través de un gobierno eficiente, capaz de mantener la confianza pública es un elemento primordial para la relación entre las sociedades y la estabilidad internacional fomentando la relación solidaria y así la estabilidad internacional.

Podemos deducir que el relacionamiento internacional no volverá a ser el mismo tras el paso de la pandemia. Si bien el Estado paraguayo ha demostrado que tiene la capacidad de ganarse la confianza de la sociedad, es importante demostrar además la visión de planificación a futuro, siendo conscientes de que de manera aislada no se puede surgir y que deben mantenerse siempre las relaciones internacionales, las cuales constituyen el mecanismo idóneo para acercar a los triunfos científicos, médicos y el desarrollo de las técnicas y tecnologías para el control de las infecciones.

Debemos esforzarnos para curar las heridas de la economía nacional, buscando que la misma forme parte también de la reconstrucción económica mundial. Queda evidenciado para todos los grandes representantes mundiales que se debe modificar el sistema económico, fomentando las medidas de salud pública, especialmente en los ámbitos más vulnerables. Lo cual contribuirá a frenar o contener nuevos peligros pandémicos.

Como es sabido, el Estado tiene como propósito satisfacer las necesidades fundamentales de las personas, otorgándoles seguridad, orden, bienestar económico, salud y justicia. Además, las personas no pueden asegurarse estos beneficios por sí mismas. La pandemia ha avivado un anacronismo, el renacimiento de las ciudades amuralladas para proteger a las personas de un enemigo externo en una época en que la prosperidad económica depende indefectiblemente del comercio mundial y el movimiento de las personas; orillando a los estados democráticos del mundo a necesitar defender y sostener los valores implementados durante la Ilustración.

Sin una visión de futuro por parte de los Estados, se podría incurrir en un retiro global del equilibrio del poder con legitimidad, podría lograr que el contrato social se desintegre en el ámbito nacional como así también en el campo internacional. Sin embargo, esta cuestión histórica de legitimidad y poder no puede resolverse en aislamiento estatal sino más bien con el esfuerzo simultaneo de los Estados por superar la pandemia. Es decir, todas las partes deben hacer un ejercicio de contención, tanto en la política nacional como en la diplomacia internacional, estableciendo prioridades.

Es por eso que haciendo uso de otra frase enarbolada por Kissinger: “El desafío para los líderes es manejar la crisis mientras se construye el futuro. El fracaso podría incendiar el mundo”, debemos destacar que el principal impulso es proporcionar a nuestros estudiantes de todos estos elementos para que los mismos apliquen en un futuro las herramientas que sirvan de nexo para la reestructuración social, diplomática y económica de nuestra nación y los diferentes desafíos que representará para los Estados, salvaguardando los principios del orden mundial.

Por ello, ante los nuevos desafíos desde la Universidad Americana y a través de la Carrera de Relaciones Internacionales estamos convencidos de que apoyamos a nuestros estudiantes a alcanzarlos, formándolos en el diseño de políticas que permiten tomar decisiones contextuales del mundo global y comprendiendo la dinámica internacional, con un amplio conocimiento para su desempeño en organismos públicos y privados en el ámbito nacional como internacional, haciendo uso de las sabias palabras de Albert Einstein “No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos los mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a las personas y los países, porque ella trae el progreso. Quien supera la crisis, se supera a si mismo sin quedar superado”.


También podría gustarte