Los ministros del derroche

Dos ministros del Poder Ejecutivo se pusieron al frente de la resistencia a la racionalización del gasto público. Euclides Acevedo y Mario Soto Estigarribia, Interior y Defensa Nacional, han decidido abogar por la supresión del proyecto de recortar viajes al exterior y contratación de asesores.

Y lo dicen como si la cuarentena no existiera y como si el país no estuviera sufriendo un terrible impacto en la economía, aparte de la salud pública.

Lo hemos dicho una y mil veces. Lo único seguro en esta crisis es la incertidumbre. Nadie sabe cuándo se reabrirán las fronteras, cuando volverán los vuelos comerciales y el sobrecosto que tendrá todo. Además, ¿para qué quieren viajar, a donde, de qué manera van a hacerlo y qué beneficios se obtendrían con esos periplos que generalmente se llenan con supernumerarios y figurones? Va un botón de muestra.

A la cumbre COP25 de Madrid del cambio climático el Paraguay mandó a… ¡44 representantes! Estuvieron allí 12 días (justo lo que dura un tour típico de vacaciones) y gastaron en pasajes, hotel y viáticos no menos de € 180.000, algo más de Gs. 1.200 millones… para asistir a un evento que sus propios organizadores calificaron de fracaso. Claro, conocer Madrid, hacer escapadas a Córdoba, Granada, Segovia, Toledo, etc. no es poca cosa…
salvo para el contribuyente que lo ha financiado contra su voluntad.

Lo de los asesores ya raya el insulto. En sólo las dos cámaras del Congreso hay casi 700, que cobran entre 4 y 8 millones de guaraníes cada uno. Ni pensar en los que infectan el resto de la administración del Estado y lo desangran por miles de millones.

Y pensar que el Congreso se va a cortar gastos a sí mismo es como creer que un alcohólico pueda curarse por voluntad propia. Imposible.


También podría gustarte