“No hubo una explosión de ventas, sino un cambio en la preferencia de productos”

Comportamiento del retail no fue muy diferente a Europa, según el presidente de ALAS, Christian Cieplik

David Chamorro
@_davidchamorro

El aislamiento total en el Paraguay abrió las puertas a un “examen real” del flujo tangible entre la oferta y la demanda, que antes no era posible medir por factores externos como el contrabando y la incesante informalidad reinante, poniendo a prueba hoy al sector retail nacional.

En entrevista con el presidente de la Asociación Latinoamericana de Supermercados (ALAS), Christian Cieplik, explicó que la coyuntura se dio de forma totalmente impredecible y tuvo a los supermercados como punto final de una extensa cadena de valores y abastecimiento, que parten de los proveedores, productores e industrias.

VENTAS
En términos generales, el titular especificó que se dio una “disparada” en las ventas de productos sanitarios en los meses de marzo y abril, como los alcoholes en gel, alcoholes al 70%, jabones antibacteriales y elementos de limpieza, al igual que en los productos básicos alimentarios.

El porcentaje o crecimiento de ventas a nivel Latinoamérica no se dio de forma muy distinta a Europa, teniendo en cuenta el impacto pandémico previo en ese continente, según Manifestó Cieplik. El comportamiento del consumo, los picos y productos, se vieron reflejados en la región y en Paraguay, “tanto en las curvas de ventas, como en el tipo de artículos”.

“No hubo una explosión de ventas, sino un cambio de productos de compra. Como el ‘mix’ de venta cambió mucho, también se da una diferencia de valores. Hoy, no vale lo mismo un jabón antibacterial que un kilo de fideo, entonces se da una composición distinta de ventas que hace a un volumen de transacciones diferente”, enfatizó.

COMPORTAMIENTO
El alto mando señaló que el mes de marzo fue sumamente atípico y especial, ya que “los picos más violentos se dieron en este período” y el comportamiento del consumidor se vio abocado netamente a la satisfacción de cierto tipo de necesidades. En el tercer mes, la demanda de papel higiénico, aceites y huevo, se sumó a la emergencia de productos sanitarios y de limpieza.

Llamativamente, en el mes de abril las condiciones de demanda se vieron nuevamente alteradas y “el comportamiento del consumidor volvió a cambiar”, volviendo a direccionarse hacia los rangos normales. “La gente ya está comprando solo lo básico”, aclaró el presidente de ALAS, sumando que en ningún momento las góndolas quedaron vacías.

A esta premisa, se suma el concepto del “competidor silencioso” que es la informalidad, y según Cieplik hace a más del 50% del mundo comercial y la economía nacional. “Cuando se cerraron las fronteras, mermó el contrabando,  puntos callejeros de venta dejaron de existir, se empezó a sentir la demanda de un gran mercado para la provisión de la industria nacional e importadores formales, que se pusieron a prueba.

Finalmente, y no menos importante, el titular destacó el aumento de los costos operativos en todos los supermercados por cumplir con las medidas sanitarias estipuladas. “Se compraron más de 800 mil tapabocas para empleados de supermercados, separadores acrílicos, lavatorios, jabón y otros elementos, que definitivamente impactaron en los gastos operativos, pero todo sea por prevalecer la salud y la vida ante todo”, finalizó el representante.


También podría gustarte