Deuda pública: asunto para conocimiento y control de cada paraguayo

[email protected]

El nivel de la deuda de Paraguay aumentó en los últimos 20 años, al igual que lo hizo la economía en su conjunto. Por ende, es importante conocer los aspectos fundamentales de la deuda del país, para luego determinar cuáles son los niveles adecuados para mantener la sostenibilidad de la misma sin causar un perjuicio a la estabilidad económica.

¿A qué llamamos deuda pública y cuáles son sus principales determinantes?

La deuda pública es la deuda total que tiene un Estado con inversores que pueden ser nacionales o internacionales, organismos internacionales u otro país. De esta manera, la deuda pública total de un país aglutina la deuda del gobierno central y descentralizado.

Básicamente cuando una economía incurre en un déficit es porque en ese periodo de tiempo ha gastado más de lo que ha recaudado y necesita una fuente de financiación externa, para lo cual realiza emisiones de activos financieros o préstamos. El tipo de interés de dichas emisiones o préstamos dependerá de la confianza de los mercados hacia la capacidad del Estado de honrar dichos compromisos en el tiempo y forma prevista.

Las agencias de riesgo monitorean muy cerca al Estado con una serie de indicadores cualitativos y cuantitativos, para posteriormente emitir una nota que indica la probabilidad de pago o la calidad crediticia de las emisiones realizadas. Cada país tiene diferentes tipos de interés y, por ende, diferentes niveles de riesgo relativos, a eso se denomina prima de riesgo.

Generalmente para medir la sostenibilidad de la deuda de un país, se compara el nivel de deuda total con respecto al Producto Interno Bruto (PIB), y dependiendo de la estabilidad de la economía del país se determinan niveles adecuados de deuda.

Evolución de la deuda en los últimos 20 años.

Considerando el registro histórico paraguayo, se observa que, en el año 2000, el nivel de deuda total del país era cercano a USD 2.520 millones y representaba el 28,3% del PIB. De dicho monto, el 89% de la deuda externa y el 11% interna.

En lo que corresponde a la deuda externa, 73% de la deuda pública total era con Bilaterales y Multilaterales, mientras que el 16% estaba constituido por los Bonos Chinatrust, emitidos en el año 1999 por un valor de USD 400 millones, a un plazo de 20 años y un periodo de gracia de 5 años, estos bonos se emitieron para impulsar a la economía paraguaya, que, en ese entonces, estaba buscando salir de una situación de inestabilidad económica, política y financiera. En cuanto a la deuda interna, 10% correspondía a los bonos del tesoro y el 1% a la capitalización realizada por el Banco Central del Paraguay (BCP).

Posterior a dicho año, la recuperación económica del país se fue gestando a través de reformas claves, lo cual permitió a la economía paraguaya crecer, y, con ello, el país fue pagando sus compromisos lo que hizo que la participación de la deuda con respecto al PIB fuera disminuyendo.

Es así que en el año 2011 la deuda pública total llegó a representar el 8,1% del PIB debido a que el PIB de Paraguay mostró un aumento elevado en ese año y a que no hubo un incremento significativo del endeudamiento, ya que a través de la reforma tributaria realizada entre el 2003 y 2004 se logró aumentar los niveles de ingreso del Estado.

Posterior a ese año, desde el 2013 en adelante, el Ministerio de Hacienda inició un cambio en la estructura de financiamiento de la deuda y empezó a emitir bonos soberanos, ya que, la estabilidad macroeconómica del país y la alta liquidez del sistema financiero mundial, permitirían al país obtener recursos a una menor tasa de la obtenida con las multilaterales, bilaterales o en el mercado local.

Al cierre del 2019, la deuda pública con respecto al PIB alcanzaba el 22,7%, donde el 44% correspondía al saldo de los bonos soberanos, 36% a deuda con multilaterales y bilaterales, 10% a bonos internos, 7% a la capitalización del BCP y el restante 3% a proyectos de la Ley de Alianza Público Privada.

De esta manera, el aumento de la deuda fue progresivo y se mantuvo en un nivel relativamente adecuado para el país. Sin embargo, con la llegada del coronavirus, dicho nivel tuvo un aumento dinámico ascendiendo a USD 10.868 millones a mayo del 2020, lo que representa el 29,9% del PIB, asumiendo que el PIB decrezca en torno al 6,8% en el 2020. Con este monto, cada paraguayo soporta una deuda pública de aproximadamente USD 1.500, lo que significa un aumento de USD 189 por persona desde el inicio de la pandemia.

Este crecimiento acelerado de la deuda es una cuestión que se debe manejar con cuidado, ya que posterior a la superación de la pandemia los préstamos deberán ser pagados por lo cual se tendría un limitado espacio fiscal para los próximos años que exigiría recaudar más y mejorar la calidad del gasto.

Comentarios finales

El esfuerzo realizado por el Estado desde inicios de los 2000 han permitido fortalecer el pilar macroeconómico del país y con ello, se ha podido acceder a los mercados internacionales y obtener tipos de interés competitivos.

Comparativamente a los países de la región, la prima de riesgo y la relación deuda pública total/PIB son de las más bajas. Sin embargo, Paraguay sigue estando entre los países de menor desarrollo de la región, lo que indica que este debe mantener los niveles de deuda en un nivel cercano al 30% o menor para que el pilar macroeconómico siga fortalecido.

Para ello, la transparencia en el uso de los fondos públicos es fundamental, de modo  a evitar excesos y apuntar hacia la sostenibilidad de la deuda, razón por la cual es imperiosa la necesidad de que la ciudadanía tome conocimiento de las finanzas públicas del país y sea un contralor bien informado acerca sobre el destino de los recursos económicos de todos los paraguayos.


También podría gustarte