El secreto para tener el vientre plano

El Economista, México

El estilo de vida ha cambiado por completo, como las rutinas de entrenamiento que se llevaban a cabo la y alimentación antes del confinamiento. Por eso, es imprescindible volver a incorporar ciertos hábitos que ayuden a encaminarse a una vida sana, y también a establecer tablas para obtener los objetivos deseados.

Alex García, responsable de Fit Club México, gimnasio boutique especializado en entrenamientos personalizados, insiste en la importancia de seguir una alimentación correcta en combinar con ejercicios de tonificación y cardiovasculares para conseguir, por ejemplo, un vientre plano.

“Todo comienza en la alimentación, es el punto de partida de toda rutina de ejercicios al margen de los objetivos que se quieran cumplir. Es por ello que el seguimiento que nos pueda realizar un nutricionista es crucial si queremos profesionalizar nuestros objetivos con conocimientos y experiencia”, explica el experto.

HIPOPRESIVOS

Los ejercicios hipopresivos -para conseguir un vientre plano- son muy efectivos porque fortalecen la pared abdominal mientras se controla la respiración, y no sólo reafirman dicha zona, sino que también son muy efectivos para el suelo pélvico. Se ejecutan tumbados en el suelo boca arriba o en cuadrupedia, pegando el abdomen a la zona lumbar con el fin de conseguir un vacío abdominal.

Los abdominales isométricos se han convertido en una de las mejores prácticas deportivas para marcar six pack. Son una alternativa a los clásicos crunches en los que aquellas personas con lesiones cervicales no se sienten demasiado cómodos. Pueden poner en práctica las rutinas de isométricos, son sencillos, pero hay que saber mantener perfectamente la posición del cuerpo para que el trabajo sea efectivo.

RUTINA DE ISOMÉTRICOS

Consiste en mantener la tensión muscular sin generar ningún movimiento de contracción o de extensión del músculo. Normalmente el ejercicio debería cesar después de unos 10-15 segundos. Con ellos se fortalecen zonas muy específicas del cuerpo y se mejora el rendimiento sin necesidad de dedicarle demasiado tiempo.

  1. Plancha con apoyo sobre manos

Esta es la plancha más sencilla de todas. Se apoyan ambas manos en el suelo, con los brazos completamente estirados. Las piernas deben de permanecer abiertas a la altura de la cadera y sin flexión de ningún tipo. Mantener un minuto la posición, descansar y volver a repetir es esencial.

  1. Plancha convencional

La evolución de la plancha anterior es muy fácil de realizar. En lugar de apoyar ambas manos en el suelo, se apoyan los brazos flexionados. El cuerpo debe de quedar completamente recto y en paralelo al suelo. Hay que aumentar el tiempo de la plancha en función de las posibilidades de cada persona.

  1. Plancha lateral

Otro de los isométricos para elaborar una buena rutina de abdominales es la famosa plancha lateral. Con este ejercicio se trabajan muy bien los abdominales oblicuos. Solo hay que apoyar uno de los brazos, en posición lateral, y un único pie. El otro brazo puede permanecer estirado sobre la cabeza, con el objetivo de lograr una mejor estabilidad.

  1. Plancha a una pierna

El nivel de dificultad de los isométricos debe ir evolucionando conforme se va ganando resistencia. Levantar una de las piernas durante el ejercicio aumenta la intensidad muchísimo. pero es muy importante mantener la postura correcta y apretar bien el abdomen.

  1. Plancha a una mano

Elevar una mano durante el isométrico incrementa el nivel de resistencia durante el ejercicio. Las piernas siguen ofreciendo todo el apoyo. Hay que aguantar el mismo tiempo con cada una de las manos alzadas.

  1. Plancha sobre dos apoyos

Por último, cuando se ha logrado tener máxima resistencia durante la práctica de isométricos, es posible realizar una alternativa del ejercicio mucho más complicada. Se trata de alzar un brazo y la pierna contraria, dejando el cuerpo en plancha sobre solo dos apoyos.


También podría gustarte