Empresas podrán pedir suspensión de anticipo de la Renta Empresarial

Unas 14.000 firmas están obligadas a abonar este impuesto

A partir de este mes, la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET) comenzará a cobrar el anticipo del Impuesto a la Renta Empresarial (IRE) del 2020, calculado sobre los resultados obtenidos en el 2019. Sin embargo, la entidad informó que si una empresa fue afectada por el Covid-19 y justifica la imposibilidad de este cumplimiento, puede solicitar la suspensión del anticipo en base a una resolución. 

En este sentido, el viceministro de la SET, Óscar Orué, informó que la empresa interesada debe solicitar a través de un expediente la suspensión del anticipo, ya sea de los cuatro anticipos o de los dos últimos. 

El subsecretario de Estado explicó que el anticipo de la renta es una estimación de lo que una empresa ganó en el 2019, y que se realiza principalmente a los efectos del control. “Generalmente muchas empresas lo que hacen directamente es cargar en gastos y costos y después se controla y se ve que cargaron mal a los efectos de pagar menos impuestos, entonces ya se hace un adelanto”, detalló.

No obstante, aclaró que no todas las empresas podrán acceder a la suspensión de los anticipos, ya que no todas fueron afectadas por la pandemia del coronavirus y que, además, es un recurso importante de la recaudación año a año.

“No son para todas las empresas, son 14.000 las que están obligadas a hacer anticipos; hay 400.000 contribuyentes del IRE. No es que a los 400.000 se le pide el anticipo, solamente a 14.000 que son los que tienen mayor movimiento por año”, refirió. 

Orué recalcó que las empresas que no podrán pagar por suspensión de actividades, serán beneficiadas con la  suspensión del anticipo, sin embargo, si no está justificado “y quiere aprovechar el tema de la pandemia”, no aplicarán la misma medida. “Nosotros vemos el movimiento de la empresa, y analizamos cada caso”, enfatizó. 

Por último, mencionó que la cantidad de anticipo varía de acuerdo a la rentabilidad de cada empresa y recordó que ya se había dado una prórroga, debido a que el vencimiento inicial era en el mes de mayo y pasó al mes de julio. 

Cabe indicar que según algunas empresas este pago del anticipo será un fuerte golpe a las disponibilidades de las empresas y por otro lado un adelanto de impuesto sobre ganancias que “muy pocos obtendrán”. Además consideran que no parece un incentivo a las empresas. 


También podría gustarte