Experticia financiera y muñeca política

Las cuentas del Banco Central del Paraguay (BCP) parecen estar bastante claras. Su departamento de estudios económicos no tiene pausa en las estimaciones sobre el comportamiento de la economía para lo que resta del año, cifras sobre las cuales se deberán fundar las proyecciones para el 2021.

Los únicos sectores que están mostrando crecimiento, con reajustes para el segundo semestre de este año, son la agricultura, la ganadería, la construcción… y el Estado. Los tres primeros subsectores generan recursos legítimos, mientras que el cuarto los consume, y a ritmo creciente.

Pongamos a un lado las obras públicas que suponemos cuentan con fuentes de financiamiento principalmente externo (organismos multilaterales de crédito) y centremos la atención en los gastos generales del Estado. Mientras se estima que la agricultura crezca un 10,5%, la ganadería un 5 y la construcción un 3,5, todos los demás sectores y subsectores están viniéndose abajo. Y un detalle para nada menor: mientras la recaudación impositiva caerá un -5%, según proyecciones, el Gobierno en general tendrá un aumento del 4% en sus gastos generales.

Pregunta para quienes manejan la economía: Si se está recaudando menos y gastando más, ¿no hay algún timbre de alarma que se dispare automáticamente al cargar los datos en las planillas? La pregunta siguiente sería hasta dónde puede estirarse el déficit fiscal –considerando la pandemia y sus efectos- sin afrontar el riesgo de una corrida general de las cuentas del Estado. ¿4, 5, 7% sobre el PIB?

La economía muestra datos macro bien estructurados que nos dan estabilidad ante el mundo financiero. Saldremos de la pandemia más endeudados que antes y con muchas costuras que rehacer, tarea que va a requerir experticia financiera y muñeca política. Sin miedo pero con prudencia.


También podría gustarte