Para vender más, “no se puede vivir del amor”

Ariel Deligdisch
CEO Grupo OLAM
[email protected]  

“Las deudas no se pueden pagar con amor”, dice en una de sus músicas el célebre Andrés Calamaro, lo que viene de la mano con la intención que todos queremos ahora, que es  “vender más”… En este nuevo contexto en que vivimos, si se quieren lograr los objetivos comerciales, las empresas deben entender que “no se puede vivir sin datos”, parafraseando aquella icónica música.

La realidad es que muchas empresas en los últimos meses se dieron cuenta que carecen de información de sus clientes en línea, que sea accesible, o si lo tienen, están en planillas desordenadas, por lo que esta época no solo fue de muchísima dificultad a causa de la pandemia, sino porque nunca estuvieron preparados para afrontar un cambio como el que nos llegó a todos.

Es por eso que hoy confirmamos que la transformación cultural y digital en la empresa es lo que los mantuvo a flote todo este tiempo y ahora les permitirá innovar, hacer que sus procesos sean más eficientes y ágiles en el caso que sigan siendo manuales.

Es así que una de las herramientas más importantes en los procesos de venta es el CRM. Es un aliado ya que maneja toda la relación y la gestión de la empresa con el cliente mediante un software para ser más eficientes en 3 ejes: el marketing y el contacto con potenciales consumidores, las ventas para el cierre de nuevos negocios, los servicios y la postventa para continuar con el logro de los objetivos comerciales.

La mayoría de las empresas ya cuentan con una herramienta de gestión con un registro contable y mantenimiento de stock (o deberían) sin embargo el mercado hoy exige mucho más y las empresas demandan conocer mejor al cliente. O mejor dicho, es el cliente el que exige que se conozcan sus gustos y preferencias, para lo cual tener información de manera inmediata que pueda ser compartida por todos los medios disponibles para una correcta gestión de ventas y el manejo de clientes es vital. 

Todo esto es posible con el CRM desde donde también se pueden gestionar las ventas y facturación al momento, generar todo tipo de información para crear y ajustar las campañas de marketing de manera muy sencilla y práctica, además de medir los resultados de estas acciones.

A su vez, el área comercial puede medir los esfuerzos realizados para concretar y aumentar las ventas, hacer nuevas estrategias y campañas analizando los resultados y obteniendo datos como los nuevos clientes alcanzados.

Manejar esta información genera estadísticas que luego serán de gran valor para el área de Marketing para crear campañas personalizadas por áreas geográficas, tipos de compras, frecuencia de compras y otros parámetros que permitan atender al cliente de manera personalizada.

Durante la campaña o promoción se puede entender el comportamiento del cliente de manera personalizada inclusive para realizar ofertas exclusivas y darle posterior seguimiento.

Conocer información importante y detallada es el valor más importante para la toma de decisiones para las empresas hoy en día y especialmente para uno de sus ciclos vitales, cuál es el proceso de comercialización y así las empresas sepan que “no se puede vivir del amor”, sino de datos.

LA NUEVA NORMALIDAD

El mundo internalizó que no tenía de otra que “adaptarse”, lo que significó realizar cambios en muchos casos impensados hace apenas semanas atrás, y tuvo a la tecnología como el primer aliado para innovar a pesar de la situación que estamos viviendo para seguir operando.

La nueva normalidad va a tener a las tecnologías como las herramientas que serán cada vez más utilizadas a medida que vayamos volviendo a la vida rutinaria, ya que hemos comprobado que aceleran el trabajo en momentos de incertidumbre y nos hace ser más eficientes. Asimismo, las empresas deberán salir de la zona de confort con más frecuencia ya que los clientes demandarán agilidad no solo en las respuestas sino en los servicios y productos que les ofrecemos.

Luego de haber cambiado por “fuerza mayor” nuestra manera de trabajar, entendemos que este es el momento de continuar haciéndolo para encontrar soluciones centradas en nuestros clientes y colaboradores de la mano de las herramientas tecnológicas con las que hoy se cuentan.

Esto asimismo permitirá reinventar el negocio hacia un nuevo modelo de trabajo que nos haga tener objetivos claros y medibles gracias a una buena gestión de los datos que tenemos de nuestra empresa.

Tener hoy las estrategias digitales que involucren personas, procesos y tecnología serán la clave para transformarnos cultural y digitalmente para que “vivir de los datos” sea una de nuestras mejores aliadas.


También podría gustarte