Martes 01 de Septiembre, 2015 - 18:17 pm

Inseguridad y gobiernos locales

11 JUL 2013 10:22 am
Editorial


Si bien la pérdida de una vida no tiene una cuantificación económica posible, cuando se habla de indicadores de inseguridad es factible medir sus consecuencias en las actividades humanas en general


Si bien la prdida de una vida no tiene una cuantificacin econmica posible, cuando se habla de indicadores de inseguridad es factible medir sus consecuencias en las actividades humanas en general.

Partiendo de un marco amplio de anlisis, Paraguay ocupa el sexto lugar en Amrica Latina con un promedio de 11 homicidios por cada 100.000 habitantes, segn un estudio publicado por el Banco Mundial en 2011. Por encima estaban Venezuela, Colombia, Brasil, Ecuador y Mxico. Estas cifras pueden conducir hacia el enfoque del ttulo para medir el impacto que la inseguridad produce sobre la actividad econmica en general y sobre la vida de las personas en particular.

Tomemos el caso de Mxico. El promedio de homicidios por cada 100.000 habitantes es en ese pas de 24, exactamente el doble que en el Paraguay. Para enfrentar este fenmeno, el sector pblico y el sector privado mexicanos gastan el equivalente al 15% del Producto Interno Bruto, segn publicaciones del Banco Interamericano de Desarrollo.

Esto es cinco veces ms de lo que gasta Uruguay, en donde la tasa de homicidios es de 6 por cada 100.000, por debajo de la media mundial que es de 8. Con las variables que corresponden a cada pas, el fenmeno de la violencia ha sido analizado no slo como un devorador nato de presupuestos y un disuasivo de inversiones, sino tambin como generador de microclimas nocivos para el ser humano. Un diagnstico realizado en Brasil, en reas de alta concentracin demogrfica de ingresos bajos y altas tasas de criminalidad (favelas), se encontraron nios con bajo peso al nacer, desarrollo inadecuado y prdida de periodos de vacunacin, todo debido a la inseguridad.

En Mxico se comprob que al aumento de 1 homicidio por cada 100.000 habitantes corresponde una cada del 0,21% de la poblacin empleada. Esto nos dice a las claras que la inseguridad es algo ms que una percepcin, es un mal que impacta directamente sobre las economas regionales.

Cmo se enfrenta este flagelo? Algunos proponen reformar la justicia, otros aumentar el presupuesto de la Polica, y en la realidad cotidiana todo desemboca en la contratacin de seguridad privada, con los resultados que palpamos a diario. Veamos, en cambio, como lo est haciendo Honduras, pas agobiado por una tasa de 92 homicidios por cada 100.000 habitantes (2011).

All se ha puesto en funcionamiento un plan para devolver a los municipios su poder de gestin en la lucha contra la inseguridad promoviendo el trabajo en equipo entre el Gobierno Nacional, las instituciones responsables de los temas de seguridad y justicia, las comunidades y los gobiernos locales. La idea es fortalecer las capacidades locales para la implementacin de polticas y planes de convivencia y seguridad. El experimento est en ejecucin y ser bueno conocer sus resultados.

COMENTARIOS