Actividad económica mexicana creció más de 2% a julio pasado

El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), que permite cono­cer la evolución del sector real de la economía mexi­cana en el corto plazo, creció 2,47% a tasa anual desestacionalizada duran­te julio del 2014, después de registrar un aumento de 2,54% el mes anterior, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Es­tadística y Geografía (INE­GI).

Esta desaceleración con­trasta con la tendencia ascendente de la economía mexicana en la primera mitad del presente año, en relación al período previo; este resultado ocasionó, principalmente, un ma­yor impulso del mercado externo y la recuperación, aunque débil, de la de­manda interna.

No obstante, en la última década, al comparar las tasas promedio anuales del IGAE de los primeros siete meses de cada año, ajustadas por estacio­nalidad y descontando la mostrada en el 2009 (-6.08%), la variación del 2014 (1.92%) sólo supera a la exhibida en el 2013 (1.34 por ciento).

El incremento de 2.47% de la actividad económica del país se derivó del com­portamiento de los tres grandes grupos de activi­dades que lo conforman. Con series desestaciona­lizadas y anuales, las pri­marias se elevaron 6.79%, las secundarias 1.95% y las terciarias 2.59% en julio del año en curso; única­mente éstas últimas pre­sentaron una trayectoria descendente.

 

MANUFACTURA Y COMERCIO CON BUEN RITMO

El avance de las activi­dades primarias, que re­presentan apenas 3.34% del PIB nacional, fue con­secuencia del crecimiento en la agricultura, donde se reportó una mayor pro­ducción de cultivos como maíz y sorgo en grano, fri­jol, trigo en grano, papa, tomate rojo, cebolla y li­món, según cifras preli­minares de la Sagarpa.

En el interior del rubro industrial, solamente la minería cayó (1,71%), por lo que lleva cuatro meses consecutivos con desplo­mes. En cuanto a la cons­trucción (2,82%), sobresale que lleva dos periodos al hilo con cifras positivas, tras permanecer durante más de un año en terrenos negativos.

Mientras, las industrias manufactureras, que en su conjunto es el sector que más peso tiene en la eco­nomía mexicana con alre­dedor de una quinta parte, aumentaron 3.40% a tasa anual desestacionalizada.

El comportamiento de las actividades secunda­rias fue provocado, fun­damentalmente, por las alzas en equipo de trans­porte, edificación, indus­tria alimentaria, trabajos especializados para la construcción, industria de las bebidas y del tabaco e industrias metálicas bási­cas.

Por otra parte, el creci­miento de las terciarias, que contribuyen con casi dos terceras partes de la actividad económica na­cional, se produjo por el desempeño de su prin­cipal motor, el comercio (pasó de 3,14 a 3,82%); sin embargo, la tendencia de desaceleración de éstas, lo indujo un menor dinamis­mo de los servicios, des­tacando los inmobiliarios, de alquiler de bienes mue­bles, de autotransporte de carga y financieros.

 

SIN GRANDES CAMBIOS

Sin realizar el ajuste es­tacionario y con variacio­nes anuales, el IGAE creció 2,52% durante el séptimo mes del 2014, contra una tasa de 2,74% el mes previo. Por grupos de actividades, las primarias aumentaron 7,07%, las terciarias 2,53% y las secundarias 2,10%, después de incrementarse 2,20, 3,22 y 1,95%, respec­tivamente.

Pese a la ligera desace­leración a tasa anual, los datos mensuales corrobo­ran un crecimiento más sólido de la producción in­dustrial, por lo que la ac­tividad económica durante julio fue mayor a lo espe­rado, manifestó Joan Enric Domene, economista del Grupo Financiero Invex.

Para el especialista, la aceleración del comercio denota un mejor dinamis­mo del consumo. Además, indicó, la tracción de la economía estadounidense mantendrá la fortaleza de la industria manufacture­ra de México, mientras la inversión en construcción seguirá con la tendencia positiva, parcialmente beneficiada por el gasto público.

En línea con un mejor desempeño del merca­do interno, espera que la demanda externa y la recuperación del consu­mo privado se traduzcan en mayores tasas durante esta segunda mitad del 2014, por lo que antici­pó un aumento del PIB de 2,7% para el tercer trimes­tre y 2,3% para el año.

 

El Economista, México

RIPE

También podría gustarte Más del autor