463 padres fueron separados de sus hijos

Inmigración

El Observador
Uruguay

 

El gobierno de Trump dijo a una corte federal que más de 450 padres inmigrantes que fueron separados de sus hijos ya no se encuentran en EEUU, lo cual ha desatado cuestionamientos acerca de si los padres comprendían del todo que estaban siendo deportados sin sus hijos.

Estos padres fueron rápidamente deportados o de alguna manera dejaron el país sin sus hijos, dijeron abogados del gobierno. La cifra exacta, 463, todavía está “en revisión”, especificaron, por lo cual podría modificarse. Sin embargo, es la primera vez que el gobierno ha reconocido que cientos de familias migrantes enfrentan obstáculos enormes de burocracia y distancia que no fueron previstos en las primeras etapas de la política de tolerancia cero para hacer cumplir las leyes migratorias.

La estimación previa de la cantidad de casos era de solo doce, aunque se refería solamente a los padres de los niños más pequeños.

“Estamos extremadamente preocupados de que un gran porcentaje de padres tal vez ya hayan dejado el país sin sus hijos”, dijo Lee Gelernt, un abogado de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU), que ha demandado al gobierno por el manejo de los niños migrantes. Gelernt dijo que se requiere mayor claridad para entender lo que había pasado.

Al enfrentar una fecha límite ordenada por la Corte —el 26 de julio—, las agencias federales deben reunir a más de 1.500 padres migrantes con sus hijos en alrededor de 24 horas. Esos padres son tan solo una porción del número total que fue separado: aquellos que han sido considerados como elegibles después de una revisión de sus antecedentes y una confirmación de su paradero en EEUU o el extranjero.

Regresar los hijos incluso a los padres seleccionados ha sido complicado y ha revelado los retos que enfrenta el gobierno para cumplir con la orden judicial. Por ejemplo: las reunificaciones en el centro de detención de Port Isabel en el sur de Texas se detuvieron abruptamente el 22 de julio después de un cierre de 5 horas, según Carlos García, un abogado migratorio que no pudo ingresar a las instalaciones para reunirse con sus clientes. El cierre se debió a un fallo en el conteo de los detenidos, dijo García. Fue apenas uno de los problemas más recientes en Port Isabel, donde los padres, sus hijos y sus abogados han tenido que esperar durante horas, o incluso días, para reunirse.

También podría gustarte Más del autor