Los procesos innovadores que modifican mercados

Mohamed A. El-Erian

Diario Financiero, Ripe

 

Como muchos lectores, todavía recuerdo claramente cuando Nokia dominaba el mercado, con una participación de 40%, y Apple era simplemente una empresa dedicada a la informática. Recuerdo cuando Amazon solo era conocida por vender libros y cuando la única alternativa al transporte público o a mi propio automóvil eran taxis sucios o caras limusinas, y recuerdo cuando los Four Seasons, Ritz Carlton y St. Regis del mundo competían entre sí, no contra Airbnb. Tal vez sea viejo, es cierto, pero no tan viejo. Estos cambios son recientes… y fueron rápidos. ¿Cómo tuvieron lugar? ¿Mantendrán esa velocidad, o serán aún más rápidos? ¿Cómo deben responder las empresas?

Un sector puede ser transformado por cambios económicos, financieros, políticos y normativos impuestos desde arriba, pero empresas como Airbnb, Amazon, Apple, y Uber son ejemplos de otro tipo de transformación: competidores ágiles que invaden otros sectores aparentemente no relacionados y explotan con genialidad oportunidades enormes, pero hasta ese momento ocultas. Lo que es más importante y antiintuitivo, al hacerlo aprovechan sus propias competencias principales en vez de las del sector que procuran desbaratar. De hecho, en lugar de usar los enfoques y procesos existentes para competir, estos participantes crean planes radicalmente nuevos y reescriben las reglas del sector. Su creatividad y pasión les permite doblegar –e incluso, en algunos casos, destruir– con asombrosa rapidez a gigantes menos adaptables.

Para el éxito de estas empresas ha sido central su comprensión de tendencias fundamentales que afectan a casi todos los sectores: el empoderamiento individual a través de Internet, la tecnología de aplicaciones, la digitalización y los medios sociales. La mayoría de las empresas tradicionales, mientras tanto, continúan centrándose en su entorno macro y no logran responder adecuadamente a las nuevas fuerzas en juego al nivel micro.

Si las empresas existentes esperan poder competir en este nuevo entorno, afectado tanto por fuerzas descendentes como ascendentes, tendrán que adaptarse y adelantarse a los nuevos jugadores disruptivos para descubrir cómo ser disruptivas ellas mismas. De otra manera, podrían enfrentar un destino similar al de Nokia, que fue desintermediada por una empresa de tecnología (Apple) y comprada por otra (Microsoft).

También podría gustarte Más del autor