‘‘BCP debe mejorar radicalmente sus controles y acabar con amiguismos’’

1
ENTREVISTA
Armando Cubilla
acu[email protected]

Como estaba pautado, a las 13.00 en punto se abrieron las puertas de uno de los ascensores del Hotel Excelsior y desde allí emergió la senadora Blanca Ovelar, la mujer que estuvo más cerca de la presidencia del Paraguay en toda su historia.

Antes de iniciar la entrevista, la legisladora pidió unos segundos para retocarse el maquillaje y buscar su mejor perfil para la foto, lo cual dejó en evidencia un aspecto no tan conocido de su arrebatadora personalidad, es decir, el de mostrarse como una mujer fuerte, pero a la vez femenina y preocupada por su imagen.

Ya una vez iniciada la conversación, Ovelar empezó a lanzar misiles hacia ciertos temas y hacia quiénes cree que lo merecen; a continuación la transcripción del encuentro con 5días.

¿Porqué hace cuestión en subrayar que los temas que abordan en el Senado nada tienen que ver con la interna de su partido?

-Como es un tema sensible y todo parece teñirse hoy por hoy con el interés político, entonces es bueno señalar que hay momentos en la agenda del país donde cuesta tomar decisiones, porque las decisiones siempre se quieren interpretar desde la perspectiva política-partidaria. El calendario electoral está activo, en medio de elecciones presidenciales y municipales, y todo ese tiempo parece que se paraliza el debate y desarrollo, y todo queda teñido con los intereses políticos-partidarios.

¿No le parece poco el aumento al 20% para el consumo de tabaco?

-Creo que frente a los que se paga en otros países es sumamente bajo, pero atendiendo de donde vamos es razonable un aumento de más del 50% de una sola vez, eso es también un hecho muy relevante.

Durante el mandato de Nicanor -en el 2004- él quiso alzar el impuesto al tabaco del 10 al 20%, en ese entonces las tabacaleras y todo el lobby del Congreso incidió y alzaron del 10 al 13%. Por eso, valoro como un paso inédito alzar al 20%.

¿Puede ayudar esto a que la gente fume menos?

-Creo que debe haber un conjunto de medidas combinadas. La Ley prevé un conjunto de observaciones, exigencias en materia de información y algunas medidas normativas incluyendo la trazabilidad, que son condiciones inéditas en nuestra sociedad.

¿Cuál fue el componente que volcó la balanza?

– Creo que hay un análisis más a fondo de la realidad del sistema tributario, como nunca, se tiene conciencia de los indicadores de la pobreza que tenemos.

Por otra parte, el Frente Guasu viene remando contra este tema hace mucho; ellos inclusive presentaron un aumento del 50%, pero era muy desafiante.

¿El impuesto directo a la soja es el siguiente paso?

-La soja es una producción masiva que ha desplazado toda esa economía campesina de subsistencia, y si realizamos un análisis de lo que aportan los agronegocios a la olla común del Estado, es demasiado poco frente a los que ellos ganan.

Hay sectores que representan el 10% de la economía, y su aporte tributario es del 22%, del 12,6% de presión tributaria que tenemos, en este sentido necesitamos tener sectores más redistributivos, y en ese marco precisamente no están los agronegocios, que necesitan un tributo que contemplen una mayor contribución con todas las externalidades que tiene el sector, porque tienen enorme impacto ambiental; afecta a las familias de la zona, empobrecimiento del suelo, entre otros que no están contemplados en el costo y menos en el tributo.

Necesitamos un sinceramiento y una puesta sobre la mesa de la cultura tributaria, porque si hacemos un análisis de la estructura que hemos presentado, el 70% del ingreso del estado proviene del IVA y del selectivo al consumo, dentro de este último de US$ 700 millones, casi US$ 500 millones entra de los combustibles.

Esto significa que la nafta común y el 10% que pagamos por los artículos que compramos en los supermercados, representan el monto principal del ingreso del Estado.

Sin embargo, los ricos que tienen que pagar de sus rentas, el Iragro, el Iracis, aportan el otro 20%. Es un modelo injusto que requiere revisión.

Pero ya hubo reforma al Iragro…

-Es una reforma muy lenta, se tocó algo, pero no se mejoró nada. Tienen que aportar mucho más por sus enormes tierras. Hay un nuevo paradigma en el mundo; la irreversibilidad.

Los que dañamos de la naturaleza es irreversible, por eso debemos entender que no somos dueños, sino depositarios temporales para heredar un bien a nuestros hijos. Allí, los modelos productivos no deben ser lesivos al ambiente.

Por todo ello, creo que este año se va volver a abordar este tema de la estructura tributaria. Los senadores se mostraron interesados en darle continuidad al tema.

¿Cómo le tomó la caída de financiera Ara?

-Creo que el BCP debe mejorar radicalmente sus controles; este es el país del amiguismo, y se flexibilizan las normas, y en materia de regulaciones y de cuidado del funcionamiento del sistema no hay que incumplir ninguna norma; deben ser claras y estrictas.

Incluso hay comentarios de que algunos bancos ponen en riesgo al sistema.

¿Y el caso de la secretaria vip del contralor?

– El contralor debe renunciar. Este escándalo reveló toda una incapacidad, un hecho antiético para una institución tan importante de la República. Me siento indignada, porque es un mensaje nefasto para la sociedad, donde justamente es el órgano que controla a todas las instituciones.

-¿Su opinión sobre el escándalo en la Policía y la visita de Chicharõ a Mburuvicha Rogá?

-Fueron otros elementos de nuestra vergüenza, una muestra de la incapacidad para fortalecer las instituciones del Estado. El presidente (por Horacio Cartes) debe tomar medidas rápidas ya que lo dejaron en ridículo.

También podría gustarte Más del autor