Hacen vista gorda a transacciones de personas con un alto perfil

Las réplicas del reciente escándalo por supuesta co­rrupción
en la FIFA, también llegaron hasta Paraguay, es­pecíficamente hasta la Con­mebol
y la Asociación Para­guaya de Fútbol (APF).

La Justicia estadounidense investiga a Nicolás Leoz y Juan Ángel
Napout por sos­pechas de haber recibido sobornos.

En este marco, el titular de la Seprelad, Óscar Boidanich
admitió al diario Abc Color que la institución no realiza investigaciones si
las per­sonas presentan un “alto perfil”. Desde la redacción de 5días intentamos
comuni­carnos con Boidanich quien decidió apagar su celular, tras la
publicación del citado matutino.

Napout, en el tiempo que fue presidente de la APF, se habría
embolsado una can­tidad de US$ 7,5 millones, es lo que versa la denuncia de la
Fiscala Lynch, por el ne­gociado en las ventas de los derechos comerciales para
las próximas cuatro edicio­nes de la Copa América.

Óscar Boidanich, cometió sincericidio ante el caso de
corrupción y sobre la situa­ción de Juan Ángel Napout, presidente de la
Conmebol, al expresar que existen cier­tos mecanismos para detec­tar
transacciones llamativas en el sistema financiero paraguayo, sin embargo, en el
caso Leoz y Naoput, por presentar altos perfiles no se ha detectado ningún mo­vimiento
irregular en sus transacciones.

La Superintendencia de Bancos, responsable por monitorear
las operaciones en el sistema, tampoco vió nada irregular.

Nicolás Leoz está imputado por la Fiscalía General nor­teamericana,
por supuesto lavado de dinero y actual­mente es requerido por la Justicia de
los Estados Uni­dos por la vía de la extradi­ción.

El juez Humberto Otazú estudiará si procede o no, el pedido
de prisión pre­ventiva. Hoy el magistrado pedirá informes al Departa­mento de
Identificaciones de la Policía Nacional y también solicitará que médicos del
Poder Judicial y la Fiscalía evalúen el estado de salud de Nicolás Leoz.

CONMEBOL

Por otro lado Juan Ángel Napout, presidente de la Conmebol,
aseguró que la Confederación abrirá sus puertas para colaborar con las
investigaciones que se iniciaron después de que estallara el escándalo de co­rrupción,
y que generaron la detención de siete dirigentes del organismo que controla el
fútbol mundial.

INMUNIDAD

La Confederación tiene in­munidad como si fuera una sede
diplomática. Lo logró a partir de la ley 1070, sancio­nada en 1997, por la que
se le concedía la inviolabilidad de su local permanente.

Ante esta situación, el dipu­tado encuentrista, Hugo Ru­bín,
presentó un proyecto de Ley que deroga la Ley 1070/97 ‘‘que establece a la Confede­ración
Sudamericana de Fút­bol (CSF), la inviolabilidad de su local permanente”.

La ley 1070, que concede inviolabilidad a la Confe­deración
Sudamericana de Fútbol es un blindaje a la co­rrupción.

En la nota presentada al titular de Diputados, Rubín argumentó
que no se puede hacer caso a la realidad inter­nacional, ya que es necesario
facilitar la investigación a los órganos afectados por los casos de corrupción
en los cuales se ve involucrada la matriz del fútbol sudameri­cano, con sede en
Luque.

La Conmebol goza de los mismos beneficios que una entidad
diplomática de las Naciones Unidas. “No puede ser que mediante inmuni­dad se
llegue a la impunidad en una investigación grande como la que se lleva a cabo
en estos momentos’’, sos­tuvo.

Rubín argumentó que los antecedentes eran llama­tivos cuando
se aprobó la ley, “Paraguay tiene mala conectividad en internet, no tiene
vuelos directos, razón por la cual se eligió nuestro país para obtener
inmunidad para esconder cosas”.

CHANTAJE DE

LA CONMEBOL

El parlamentario alegó que encontrarán inconvenien­tes a la
hora de plantear la modificación. “Muchos legisladores utilizarán tec­nicismos
para no tratar, en este momento mientras tengan inmunidad, pueden estar
quemando documen­tos o pueden llevar valijas a Suiza escondiendo pruebas”,
indicó.

Afirmó que no se trata de un simple efecto mediático, ya que
para la investigación todos los países colaboraron, menos Paraguay

También podría gustarte Más del autor