84 de 250

Opinión | Juan Pablo Fernández Bogado | @jpferbo

Se estará preguntando, qué significa el número que titula este escrito, y la res­puesta es la cantidad de municipios que se encuentran adheridos al portal unifi­cado de acceso a la información públi­ca. Este portal, que tiene como objeti­vo centralizar todas las instituciones o fuentes públicas que están obligadas por el art. 2 de la ley 5282/14 “de libre ac­ceso ciudadano a la información pública y transparencia gubernamental” busca, desde esta plataforma, facilitar las res­puestas a las solicitudes de información a una institución y entre las institucio­nes, generar un archivo y llevar esta­dísticas que ayuden a mejorar la gestión pública.

 

Ahora bien, desde la firma de la ley y el año dedicado a la reglamentación, han pasado más de dos años, donde a esta al­tura, no solo los municipios, que se en­cuentran en la base de la pirámide de las instituciones, sino todas las que obliga la ley, el número es más que evidente. Muchas fuentes públicas no están tra­bajando la transparencia gubernamen­tal y los números así lo confirman.

 

No obstante, se debe reconocer los es­fuerzos que lleva adelante la oficina rec­tora de la política de acceso a la informa­ción pública, dependiente del Ministerio de Justicia, que viene desarrollando un trabajo quijotesco, con casi nulo presu­puesto, pero con una gran colaboración de la cooperación internacional, para lograr aumentar estos números que en muchos de los casos se vuelve difícil no solo por la necesidad de recursos finan­cieros y de funcionarios sino del poco interés que le prestan las autoridades de turno que no ven la transparencia como un eje estratégico de su mandato.

 

El trabajo no es fácil, ya que esta ley cambia un paradigma cultural de tantos años, de pensar que la cosa pública es de algunos y que estos pocos adminis­tren los recursos de todos como mejor le parezca. Cuesta y cuesta mucho cambiar esta mentalidad, pero no debemos bajar los brazos en la tarea de seguir insis­tiendo en que el acceso a la información ayudará a volver más confiables a nues­tras instituciones, en cuanto los que las administran sean serios y con toda ho­nestidad estén comprometidos con ser transparentes y no solo de discurso.

 

84 municipios de los 250 que existen en el país, es un número que nos debe lle­var a pensar cuál es el verdadero interés, por más que desde todos los discursos, no solo del Poder Ejecutivo, sino de los demás poderes del Estado reiteran que la transparencia es el norte que marca el actuar de los mismos. Ese discurso debe traducirse en generar un mecanismo que motive a todas las fuentes públicas a ingresar al portal, previa creación de sus oficinas de acceso a la información y elaborar planes de difusión que ayuden a los ciudadanos a conocer que cuentan con esta herramienta.

 

“Del dicho al hecho, hay un largo tre­cho” dice un refrán que nos debe llevar a pensar cuánto de verdadero compro­miso existe hacia la transparencia desde nuestras autoridades. ¿Existe verdadera voluntad o son solo dichos? Esperemos que todas las fuentes públicas, en sus proyectos de presupuestos para el año entrante, hayan previsto todo lo nece­sario para que las oficinas de acceso a la información cuenten con herramien­tas para que se traduzca en realidad la transparencia gubernamental o devuel­ta las palabras se las llevará el viento.

También podría gustarte Más del autor