Ordenar la integración regional

Alejandro Jara

Director del Club de Ejecutivos

Existen muchos artículos y escritos sobre la importancia de estar y permanecer en el Mercosur, así como también varios reclamos de que estamos firmando papelitos y acuerdos que finalmente benefician a otros y no a Paraguay. Digamos que sea así, en un 50% cierto e igual de mentira, pero que hay algo de verdad de ambos lados lo hay.
Paraguay estuvo anteriormente integrándose y relacionándose con los países del Barrio Latino, como la Argentina y el Brasil. Y lo sigue haciendo, lo sigue manteniendo, con y sin el Mercosur, con o sin los papelitos, lo sigue perfeccionando y desarrollando nuevas estrategias y técnicas para ir cada día más y más adentro de los mercados vecinos.
Es más importante citar que la presencia de empresarios e inversores brasileños, y los de otros países de la región, está creciendo considerablemente. Años atrás solo estábamos teniendo inversión en ciertas áreas agropecuarias y en la zona de Itapúa y Alto Paraná, y de exclusivamente brasileros, pero ahora, como la situación brasileña no es nada sana en lo económico, las inversiones están ubicándose en varias partes del Paraguay y en variados sectores económicos, lo que nos indican los números de comercio internacional, el crecimiento que tiene las exportaciones de Paraguay a Brasil.
Y pensando así, y viendo así, el Paraguay estuvo siempre integrado, solo que no estaba ordenado. Lo hicimos con los comercios fronterizos de triangulación del azúcar y café, con Brasil; de la soja y algodón con Argentina, incluyendo la mano de obra. Claro está, todos estos mercados fuera de la norma establecida o mediante artilugios comerciales supuestamente válidos. En síntesis, ¿estuvimos integrados? Es la pregunta. Y la respuesta es sí, solo que fue y es una integración comercial… Y al final de cuentas qué vale más: ¿una integración comercial funcionando o una integración de papeles?
Ahora existen otros dos países de Europa que están analizando su permanencia en la Comunidad Europea. ¿Será por tener los mismos síntomas del Mercosur? Una buena pregunta para hacernos los del Barrio Latino.
La semana pasada tuvimos la visita del presidente argentino, así como también tuvimos la de otros presidentes durante el actual gobierno. Pero la diferencia es que esta visita es de nuestro vecino, a más del conocimiento mutuo entre ambos presidentes, por ser colega /partner en el mundo empresarial, ambos entienden bien que la integración comercial es la que finalmente mueve la economía, mueve los capitales, las maquinarias productivas, la demanda derivada, mueve a los empresarios, a la mano de obra calificada, y en general lubrica los canales y los procesos cuando existe comercio bilateral.
Es por estos ejemplos que infiero que debemos “ordenar la integración existente”. Debemos reformular las normas y los procesos bilaterales existentes. Siempre decimos que la vida real y el mundo real son más veloces que las normas reguladoras. Y eso es evidente. Está a la luz de los hechos vs. las normas. Por lo tanto, le toca a los ministerios de Relaciones Exteriores y de Hacienda, y al Sector Privado, compartir experiencias ya vividas cotidianamente. Y así confirmar un proceso de formalización que nos permita capitalizar mejor, y a más largo plazo, esta bonanza macroeconómica que estamos viviendo actualmente.

También podría gustarte Más del autor