Amor por el arte culinario impulsa creación de casita con forma de roll

Tal es el caso de Marta Be­rino, quien luego de trabajar en agencias de viajes y como asesora de inversiones in­mobiliarias, decidió lanzar­se a lo que verdaderamente la apasiona: la cocina. ‘‘La empresa nació de un sue­ño de lograr hacer algo con mucho amor y sacrifico. No fue, ni es fácil’’, relata.

PASO A PASO

La emprendedora seña­la que este negocio surge luego de preparar la receta a unos amigos. ‘‘A ellos les encantó y con mi esposo, José Baldwin, decidimos crear una página a la que denominamos La Casita del Roll’’.

La marca en sí nació hace 2 años pero como empresa arrancaron hace 9 meses, con la apertura del local.

PRODUCTOS

La Casita del Roll, como bien lo dice su nombre, ofrece rolls de canela, ela­borados artesanalmente en el local. El roll es un pan arrollado que lleva man­teca, azúcar , canela en el centro y puede estar bañado en dulce de leche, chocolate y glaseado, o sin baño.

Marta nos cuenta además que están por lanzar nue­vos sabores y que además cuentan con otras opciones como brownie, brownies con cokiees, cokiees, galle­tas de manteca y dulce de leche y muttis (panes hor­neados rellenos de nutella, crema, guayaba y dulce de leche).

NOMBRE

Lleva ese nombre debido a la especialidad de la casa, el roll de canela o pan de ca­nela que es una receta sueca creada en 1920, la mezcla de texturas del chocolate y la canela dan una expe­riencia única al saborearlo, así como todos los demás panificados, dulces y galle­titas que ofrecen.

FORTALEZA

Entre las fortalezas del negocio, Berino destaca al trabajo en equipo. ‘‘Sin la gente no se podría lograr nada, tratamos de inculcar el crecimiento en base al esfuerzo y al amor a lo que hacemos’’.

La pequeña empresa está conformada por 4 personas y amigos que ayudan todos los días.

En cuanto a las debilida­des, expresa que es el miedo a crecer y no poder lograr la misma calidad de producto.

 

 

También podría gustarte Más del autor