Hablemos de la importancia de evaluaciones 360º en las empresas

PROCESO PARA MEJORAR LA PRODUCTIVIDAD DE LOS COLABORADORES

 

La evaluación del des­empeño de los colabora­dores se volvió una he­rramienta fundamental para el mejoramiento de la imagen externa e in­terna de una empresa, y más del clima laboral dentro de ella. Los líderes que toman la importan­cia de este trabajo como tal, encuentran el cami­no correcto para apuntar a su organización como un cuerpo intencional en una toma de decisiones basadas en la retroali­mentación y el estudio de las verdaderas conductas de sus empleados.

EVALUACIÓN 360

Una herramienta pun­tual para lograr esta retroalimentación es la Evaluación 360º, que consiste en una evalua­ción integral para medir el nivel de desempeño de los colaboradores en una empresa. Pero esta evaluación se basa en las relaciones del empleado.

En un análisis elaborado por el Dr. Benito Barros Muñoz, Rector CFT de Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, explica que es funda­mental conocer cómo las personas contribuyen al éxito de los resultados.

“Identificar un alto ni­vel de compromiso y de formación de competen­cias, resulta relevante para que la alta dirección, logre la proyección estra­tégica y se alcancen altos niveles de eficiencia y competitividad”, señala.

La verdad es que muchos colaboradores suelen mostrarse reacios a este tipo de evaluaciones .

PROCESO

Pero, ¿cómo se lleva adelante este proceso?

El mismo se desarrolla a partir de una evaluación que hacen de una persona sus compañeros, subor­dinados, supervisores, jefes directos, clientes internos y clientes exter­nos.

La evaluación permite identificar las fortalezas y debilidades del emplea­do en sus actividades la­borales, todo con el fin de elevar su grado de com­petitividad y productivi­dad dentro de su labor.

“Un punto de partida re­levante, es la existencia de una clara descripción de cargos, basado en un enfoque por competen­cias y con criterios e in­dicadores de evaluación formalizados y explíci­tos”, aconseja Barros.

Pero terminado este proceso, ¿cómo encarar los resultados?

Luego de esta revisión, un debido acompaña­miento a los empleados sometidos es clave. Los centros de asesoramiento en coaching organizacio­nal se dedican a dar con­tinuidad a estos procesos.

Por ejemplo, Synthia Ro­driguez, de Javier Barbero Arte en Coaching, explica que este es un proceso de varias sesiones en que se ayuda al colaborador a mejorar su productivi­dad.

“Les hacemos un proce­so de coaching ejecutivo en el que les damos he­rramientas que puedan mejorar su productividad dentro del rol que están ocupando dentro de la organización”. Inicial­mente ellos explican a los empleados -con quienes trabajan de manera per­sonalizada- la impor­tancia de realizar dichas sesiones

También podría gustarte Más del autor