Las señales a tener en cuenta para decidir cambiar de trabajo

RR.HH

[email protected]

Cuando te cuesta levan­tarte por las mañanas y vas muy despacio hasta el trabajo, si sientes que puedes dar aún más, pero por motivos que van más allá de tus ma­nos el lugar en donde te encuentras no colabora a desarrollar con plenitud tu potencial profesional, esas son sólo algunas de las señales que dan in­dicio que tu ciclo laboral en una organización van llegando a su fin, nos comenta Patricia Nieto coach organizacional y de vida.

SEÑALES

Tu vida personal está siendo afectada: Algunos trabajos demandan todo tu tiempo y energía, y está bien dedicar unas horas extras para ter­minar ese trabajo que exigía más de lo acos­tumbrado, pero si te es­tás convirtiendo en un esclavo de tu empleo, deberías explorar otras opciones que te permi­tan disfrutar de tu vida personal.

Ir al trabajo te está en­fermando físicamente: Todos tenemos esos días donde no nos queremos levantar de la cama. Sin embargo, si solamen­te pensar en ir te está afectando físicamente y sientes que te estás enfermando más de la cuenta, es un indicador de que es hora de buscar otra oportunidad.

No hay oportunidad de avanzar:

Si tu objetivo es llegar lejos profesionalmente, necesitas estar en una empresa que te permita escalar posiciones en las filas corporativas, y esta opción no la encuentras en todas las empresas. Así que si te sientes es­tancado y sin posibilidad de crecer, llegó el mo­mento de decirle adiós a tu actual trabajo.

Asumir la idea que es momento de tirar la toalla o alzar el bande­rín blanco luego de una larga batalla por lograr un ascenso o un simple reconocimiento no es fácil, requiere de un pro­ceso que puede muchas veces llegar a dejar a las personas en el desolado territorio del ¿estoy pre­parado para salir?

HABLAR ANTES DE TODO

“Si de parte de la or­ganización no estás re­cibiendo los estímulos necesarios o no estás siendo tomado en cuen­ta, es muy importante conversar”, continúa la profesional.

Expresar el descontento ante determinadas cir­cunstancias puede, sin duda, ayudar a visualizar un panorama más claro de cuáles podrían lle­gar a ser las verdaderas razones del por qué las cosas no se dan como lo estás esperando.

EVALUACIÓN PREVIA

Como cualquier deci­sión importante, antes de dar el “gran paso” es necesario hacer una eva­luación previa de cómo está mi situación perso­nal/económica y en base a un chequeo general de la misma, determinar si es o no el momento indi­cado para dar un paso al costado.

La limitación financie­ra, constituye el primer factor que impide a las personas moverse del lugar en donde se en­cuentran.

Para enfrentar este es­cenario, Nieto puntua­liza dos elementos que deben ser evaluados en ese momento.

Capacidad de autodisci­plina: implica la autoges­tión para poder llegar a los objetivos. Si se pien­sa salir del empleo actual con el fin de emprender algo propio es importan­te la insistencia para no caer en el fracaso.

Tranquilidad financie­ra: Ponerse como meta tener un colchón de emergencia equivalente a los gastos del hogar por 5 o 6 meses, que es el tiempo estimativo que se demora en volver a generar nuevamente un ingreso que permitirá cubrir nuevamente esos gastos.

También podría gustarte Más del autor