¿De qué depende que una persona cambie?

Patricia Nieto

“¿Realmente una persona puede cambiar?”, me preguntan a menudo cuando voy a iniciar el proceso de acompañamiento en una organización. La respuesta mía es: “Claro que sí. Pero una pregunta más interesante es, ¿qué necesita para cambiar?”
El proceso de cambio de una persona es como una puerta que se abre solo desde adentro. En dos sentidos: es la persona que necesita Querer Cambiar y es desde dentro de la persona (sus pensamientos, su forma de ser y de actuar) que se genera el cambio. ¿Cuáles son las condiciones necesarias?
Primera condición: Sentir incomodidad.
Ya no debe estar contenta con su situación actual. Necesita estar insatisfecha con los resultados que tiene ahora y desear que las cosas sean de otra forma.
Segunda condición: Tener ganas de salir de la incomodidad y sentir que puede hacerlo.
No es suficiente sentirse incómodo/a. El querer avanzar hacia una situación mejor y sentir que esto es posible es imprescindible.
Tercera condición: Accionar para salir de allí.
Es necesario salir del “modo queja” y pasar al “modo acción”. Sobre todo, animarse a probar acciones diferentes que le lleven a resultados diferentes.
Las personas no odian el cambio, odian que les obliguen a cambiar. Por eso, lo principal es “encender en el otro la llama”: ¿Qué resultados tienes ahora? ¿Cuán contento estás con ellos? ¿Cómo te gustaría que sean las cosas?

También podría gustarte Más del autor