Industrialización de soja cayó 10% en el primer trimestre

La industrialización de soja paraguaya al cierre del primer trimestre del 2017 presenta una caída del 10% en comparación al año pasado según el último in­forme de industrialización de la Cámara Paraguaya de Procesadores de Oleagino­sas y Cereales.

Sin embargo, con 385.208 toneladas de soja molidas, el mes de marzo es el pri­mero del año en donde se puede ver una mejora en comparación al mismo pe­riodo del año anterior, ya que en marzo del 2016 se habían procesado 360.585 toneladas.

A pesar de esto, el volumen de soja procesado el primer trimestre es un 10% inferior a la molienda de enero a marzo del 2016. Asimismo, es importante destacar el escaso volumen de otras materias primas agrícolas industrializadas, particu­larmente el girasol, que con 3.276 toneladas registra una disminución interanual del 77%, reza el informe.

Otro dato importante que surge del comparativo in­teranual es que se observa una reducción en el volu­men de subproductos in­dustrializados obtenidos, lo que habla claramente de una disminución en la calidad de la soja que im­pacta en el rendimiento in­dustrial, conforme a lo que veníamos destacando en informes anteriores. Con estos datos de molienda al cierre del primer trimestre, la tendencia de caída en la industrialización en com­paración al 2015 se man­tiene y pone en evidencia los desafíos a los que se en­frenta la industria de olea­ginosas en Paraguay.

INDUSTRIALIZACIÓN EN MARZO

Durante el mes de marzo la industrialización de soja al­canzó el 90% de utilización de la capacidad nominal. Más allá de que es un va­lor alto, es lo que se espera para la época del año y más aún en una zafra récord. El desafío es poder mantener estos niveles de utilización en un escenario donde la exportación de soja en es­tado natural continúa con una tendencia alcista y volvió a superar 1 millón de toneladas en marzo.

EXPORTACIONES DEL COMPLEJO

Durante el primer trimes­tre del 2017, las exporta­ciones del complejo sojero representaron el 47% de todos los productos locales vendidos al exterior, lo que representa igual porcentaje que el mismo periodo del año pasado pero con una leve disminución en com­paración al primer trimes­tre de 2014 y 2015.

En un periodo, entre enero y marzo de cada año, donde normalmente existe una mayor carga de las expor­taciones de soja en estado natural, es importante destacar que en los últi­mos 3 años se mantiene un promedio de participación estable de los productos industrializados. En ese sentido cabe destacar que en 2017 se alcanzó la ma­yor participación de los productos industrializados con respecto a los granos en estado natural de los úl­timos 6 años con un 34% de participación.

Aún con los resultados de la cosecha y las condiciones favorables en términos de precio y acceso a los merca­dos, el volumen exportado de soja y derivados indus­trializados acumulado del año es 3,08 millones de to­neladas, lo cual representa una disminución con rela­ción al mismo periodo de los dos últimos años.

Si se divide este análisis se puede ver que la diferencia negativa en la comparación del volumen exportado viene dada por los produc­tos industrializados, donde se registraron caídas tanto en la cantidad de aceite, harina y cascarilla de soja enviada a otros países.

En este sentido, el bajo nivel de molienda de enero sigue siendo la principal causa del menor volumen acumulado, determinando una caída del 15% en los en­víos de subproductos in­dustrializados al exterior.

También podría gustarte Más del autor