Quizá las redes sociales se están volviendo demasiado virales

Hay un crecimiento mayor de los servicios de mensajería que las redes sociales

El hombre que creó la red social más popular en Rusia cortó a todos sus amigos online de una vez el lunes. Tenerlos, escribió, era algo muy 2010. Esto puede constituir una señal de los tiempos: las predicciones de hace algunos años de que las redes sociales perderían terreno frente a las aplicaciones de mensajería parecen estarse volviendo realidad.

Pavel Durov ha sido llamado el Mark Zuckerberg de Rusia porque creó un clon de Facebook llamado Vkontakte, que derrotó rápidamente al original en Rusia. Durov, por su parte, ha financiado el desarrollo de una aplicación de mensajería, Telegram. Con sede en Berlín y estructurada como una organización sin fines de lucro, el mensajero tiene cerca de 100 millones de usuarios activos mensuales, formidables, pero mucho menos que los líderes de la industria como WhatsApp y Facebook Messenger (con mil millones de usuarios cada uno).

INFORMES

El crecimiento de los servicios de mensajería es más rápido que el de las redes sociales: la audiencia móvil de Facebook Messenger aumentó 36% entre julio de 2015 y junio de 2016, mientras que Facebook creció 19%, según el informe de aplicaciones móviles de Comscore.

No hay datos fiables sobre por qué las personas son menos entusiastas acerca de las redes sociales actualmente que hace un par de años. Pero es probable que tenga que ver con la fatiga de vivir en una jaula pública, la irritación con la creciente cantidad de publicidad invasiva, quizás preocupaciones tardías de privacidad porque la publicidad a menudo parece guardar relación con el historial de navegación y el contenido de mensajes supuestamente privados. Luego está la prevalencia de contenido de baja calidad y el potencial de ser confrontado por actos perturbadores de video streaming. Un video de un asesinato espeluznante publicado en Facebook el domingo de Pascua es sólo el ejemplo más reciente de la incapacidad de los algoritmos de Facebook para controlar la vasta red y cortar el peligroso exhibicionismo que, por cierto, es más o menos lo que cualquier adicto a la red social hace con su vida privada.

DE SEGUIR ASÍ

Si los números siguen cambiando de las redes sociales a los servicios de mensajería, los anunciantes se darán cuenta de que algo está mal con las plataformas que han estado pagando. El boicot publicitario de YouTube podría ser un preámbulo de lo que está por venir, incluyendo un mejor análisis de las métricas de uso y participación. Cuando se desafíe el modelo de red social basada en anuncios, o incluso antes, Facebook se verá obligado a monetizar sus ofertas de mensajería. Eso puede socavar la calidad de estos productos, como hizo la publicidad con las redes sociales.

También podría gustarte Más del autor